Ariel Peña
Opinión de Ariel Peña

En  la actualidad soy columnista de Minuto30, el Espacio, Debate, Periodismo sin Fronteras, Centro de Pensamiento Primero Colombia y colaboro desde hace 13 años con El Tiempo en el Foro. También he escrito para El Catolicismo, el Nuevo Herald, La Jornada de Mexico, el País de España, el Periodico y Extra, entre otros,  además soy autor del libro “Democracia y Fetichismo”.

Crecimiento económico, inflación y recesión

El gobierno debería atender primero los problemas de los ciudadanos del común antes que la mesa de diálogo de La Habana.

 
El Espectador

El exiguo crecimiento económico en Colombia del 2,5% en el primer trimestre del año refleja la difícil situación por la que está atravesando el país en esa materia.

Sin embargo no hay que llorar sobre la leche derramada, y lo mejor que se puede hacer es ir impulsando la austeridad en el gasto público principalmente con la mermelada clientelista, para evitar un mayor endeudamiento, que podría llevar a la nación a una recesión como la que ocurre con nuestros vecinos, sin olvidar que el bajonazo del PIB en la China contribuirá de manera negativa a que la economía mundial llegue próximamente a una crisis peor que la vivida en el 2008.

Entonces hay que desarrollar la industria y el agro creciendo hacia adentro, y fortaleciendo el aparato productivo, que es el mejor antídoto en contra de la recesión.

Dentro del difícil panorama, la inflación alcanza niveles que no se habían visto desde hace varios años, ya que entre abril de 2015 y marzo de este año, el índice de precios al consumidor (IPC) aumento 7.98% y según el DANE la inflación en el primer trimestre fue del 3.5% siendo en el igual periodo del 2015 de 2.40%.

Además, en los últimos 12 meses el grupo de gastos que observa mayor variación fue el de los alimentos con 12.35%.

Todo lo anterior refleja que hay que tomar medidas de fondo, pues la presente situación nos puede llevar a condiciones calamitosas en los aspectos sociales y económicos.

Desde el primero de junio hay un Paro Agrario en diferentes regiones del país, por el incumplimiento del gobierno de Santos a lo acordado en 2013 con los gremios de trabajadores del campo, también hay un cese de actividades por parte de 150.000 camioneros desde el amanecer del 7 de junio, que al igual que los campesinos fueron burlados por el gobierno central, a lo anterior se debe agregar la parálisis de los maestros de 24 horas, pero más adelante puede haber un Paro Indefinido si no atienden sus peticiones, lo cual demuestra que la lucha social está en ebullición.

No hay que olvidar que el Comando Nacional Unitario, conformado por las centrales obreras CGT, CUT y CTC, le presentaron al gobierno un pliego de peticiones de 15 puntos, en el mes del marzo, del cual todavía no se ha tenido respuesta.

En dicho petitorio están contenidas las más sentidas necesidades del sector laboral y en general del pueblo colombiano como son: alza general de salarios y del subsidio de transporte, reducción de tarifas de los servicios públicos, defensa del patrimonio público, evaluación y revisión de los Tratados de Libre Comercio, defensa de la producción nacional, promoción del empleo en condiciones de trabajo digno y decente, protección del medio ambiente, no a una reforma tributaria regresiva, reducción de los aportes de la salud para los pensionados del 12% al 4%, disminución de las tasas de interés y lucha contra la corrupción y la impunidad, entre otros puntos.

Con base en lo expuesto, se realizará en Bogotá el 8 y 9 de julio, un encuentro sindical, social y político, para discutir los problemas más apremiantes de los sectores menos favorecidos, y buscar mediante la protesta popular, soluciones efectivas a la política hambreadora del actual gobierno.

En el acontecimiento referido se fijara la fecha del Paro Cívico Nacional que se realizará el próximo semestre, si no hay soluciones al pliego de peticiones. De ahí que el acumulado de fuerzas en las diferentes luchas que se libran, es determinante para lograr los objetivos propuestos.

Estando ad portas de una recesión es necesario corregir los errores por parte del ejecutivo, pensando menos en La Habana y más en las dificultades por las que atraviesa el pueblo en general, pues las negociaciones con el grupo narcoterrorista marxista de las Farc en Cuba, no van a ser la panacea, ya que conociendo el carácter totalitario comunista de la banda armada, su discurso miserabilista es una falacia para engañar incautos. Subrayando que el marxismo desde su aparición surgió como trampa histórica en contra de los trabajadores, porque su fin es la dominación de los pueblos usando la mentira y la violencia.

En esas condiciones hay que fortalecer la independencia y la democracia sindical como la mejor forma de lograr las reivindicaciones inmediatas e históricas de las masas.

Nota: Las opiniones expresadas solo comprometen a su autor y no pueden considerarse una posición oficial de Pulzo.com.

¿Encontraste algún error?

Repórtalo aquí
¡Gracias por tus comentarios!
Lo sentimos, ocurrió un error al momento de enviar los datos.
Enviando datos ...
Ingrese su comentario

Déjanos tu datos, te contactaremos.

Ingrese su nombre
Ingrese su email Este email no es válido
¡Gracias por tu aporte!

Temas Relacionados:

Comenta con Facebook: