Ariel Peña
Opinión de Ariel Peña

En  la actualidad soy columnista de Minuto30, el Espacio, Debate, Periodismo sin Fronteras, Centro de Pensamiento Primero Colombia y colaboro desde hace 13 años con El Tiempo en el Foro. También he escrito para El Catolicismo, el Nuevo Herald, La Jornada de Mexico, el País de España, el Periodico y Extra, entre otros,  además soy autor del libro “Democracia y Fetichismo”.

Con métodos chavistas se pretende desconocer el resultado del plebiscito

Las marchas no se pueden usar ara desconocer el resultado del plebiscito

 
Tarjetón del plebiscito
AFP

El difunto presidente de Venezuela Hugo Chávez, como alumno del sátrapa de Fidel Castro, buscaba perpetuarse en el poder, y por ello en un referendo convocado el 2 de diciembre de 2007 quiso reformar 69 artículos de la Constitución venezolana, entre los que estaba el de conformar a Venezuela como estado socialista, siendo derrotado en ese oportunidad por la oposición, por un margen de votos que después de casi 9 años no se conoce.

Pero el castro-comunismo que es enfermizo por el poder, montó una serie de tramoyas con movilizaciones y plantones incluidos, como los que se están dando por estos días en Colombia, de pronto para desconocer la victoria del NO el pasado 2 de octubre en el plebiscito.

Y fue así como el 15 de febrero de 2009 se realizó en Venezuela otro referendo con el fin de permitir la postulación a cualquier cargo de elección popular de manera continua (reelección indefinida para Chávez) y los resultados fueron por el SI 54.86% y el NO 45.13% con lo cual se consiguió la reelección inmediata y no limitada en el vecino país.

Análogamente en Colombia algunos de los que apoyaban el Sí en el plebiscito, como Álvaro Leyva exministro y asesor jurídico de las Farc dentro del proceso de paz, planteó la posibilidad de consultar nuevamente a los ciudadanos, si están o no de acuerdo con lo firmado el 26 de septiembre en Cartagena tal vez con algunos retoques, o sea un nuevo plebiscito.

Pero el caso más folclórico lo exhibe el senador del partido de la U Armando Benedetti, quien está pidiendo ante la Corte Constitucional invalidar el plebiscito, por razones climáticas, ya que en varios lugares del país los ciudadanos no pudieron votar, debido a los aguaceros especialmente en la Costa Atlántica como consecuencia del huracán Matthew.

En esas condiciones se tendrían que repetir elecciones desde el siglo XlX, pues los factores meteorológicos en varias justas electorales han conspirados en el pasado en contra de la participación de la población, o también como decía alguien jocosamente que Colombia debía de pedirle a la Fifa la repetición del partido entre la selección Nacional y Uruguay, el pasado 11 de octubre en Barranquilla, porque la lluvia perjudico a los jugadores colombianos.

Las triquiñuelas del foro de Sao Pablo y del socialismo del siglo XXl están en pleno furor, para desconocer la voluntad popular que se reflejo en los resultados del plebiscito el 2 de octubre, tomando como ejemplo el caso de Venezuela con el referendo reeleccionista chavista de 2007 que a pesar de la derrota, el castrochavismo volvió a insistir 14 meses más tarde, con resultados favorables para el comunismo totalitario disfrazado de bolivarianismo, y no es raro que esa receta la pretendan implementar en Colombia.

No hay que descartar en caso de que la situación se complique y no haya un acuerdo de paz digno con las Farc para la sociedad y el estado colombiano, la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente por elección popular, rechazando la composición corporativa que quiere la narcoguerrilla, con lo cual dicho organismo estaría conformado por roscas cercanas a las Farc, que sería una burla a la participación y el querer ciudadano.

Es curioso que en el documento del acuerdo final entre el gobierno y las Farc negociado en La Habana, se mencione en muchas oportunidades a la comunidad LGTBI, cuando es conocido que el marxismo que es la doctrina seguida por la guerrilla comunista, desde su creación ha sido enemigo implacable de esa opción, y el asqueroso criminal del ‘Che’ Guevara cuya imagen hemos visto en las camisetas de los cabecillas de las Farc en estos días, no hay que olvidar que era un sicópata que persiguió y asesinó a cientos de personas que hacían parte de esa comunidad, y por eso al genocida argentino se le conoció en Cuba, como el Carnicero de la Cabaña.

De acuerdo a lo anterior hay que invitar a la comunidad LGTBI a que exprese su reconocimiento a la Civilización Occidental, al ser la única que de manera categórica con la libertad individual hace respetar sus derechos, contrario a las ideologías totalitarias del marxismo, el nazismo y el fascismo, además también no se debe olvidar la persecución que dentro del islamismo se presenta en contra de los que practican el LGTBI.

La comunidad en mención, para no ser de pronto equivocadamente vinculada al marxismo cultural, la escuela de Frankfurt y la ideología de género está en mora de hacer un reconocimiento expreso a la Civilización Cristiana y Occidental por su tolerancia y comprensión, cosa que no sucede con otras culturas, porque la Occidental tiene como principio la libertad como condición superior del ser humano.

Entonces los dirigentes del No en el plebiscito, acompañados con los abstencionistas y también con los que apoyaron el Sí, deben hacer respetar los resultados para que los métodos chavistas que quieren copiar en Colombia no desconozcan los deseos del pueblo soberano, por ello los acuerdos de La Habana entre gobierno y Farc se le tienen que dar una salida, cambiándolos en su totalidad o revisándoles algunos puntos, pero todo ello tiene que ser consensuado, pues la premisa fundamental es acatar el veredicto de las urnas.

¿Encontraste algún error?

Repórtalo aquí
¡Gracias por tus comentarios!
Lo sentimos, ocurrió un error al momento de enviar los datos.
Enviando datos ...
Ingrese su comentario

Déjanos tu datos, te contactaremos.

Ingrese su nombre
Ingrese su email Este email no es válido
¡Gracias por tu aporte!

Temas Relacionados:

Comenta con Facebook: