Andrés Piñeros Latorre
Opinión de Andrés Piñeros Latorre

“Soy periodista graduado de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, he trabajado en diferentes medios de comunicación como El Espectador, radio Melodía, Colprensa, el diario La República y El Periódico de Bogotá.

He sido además colaborador de Soyperiodista.com donde escribí bajo el seudónimo de “Francisco Latorre” y de la revista LaTadeo. Tengo 46 años, he vivido toda la vida en la ciudad de Bogotá y conozco ciudades como Londres, París, Washington, Quito y Buenos Aires, por lo que considero que tengo las herramientas apropiadas para escribir interesantes artículos sobre la vida en las ciudades.

Recientemente he trabajado en el área inmobiliaria, por lo que considero que puedo combinar mi profesión con la experiencia en un tema de gran interés para sus lectores, como es el de la vivienda y la finca raíz.

A partir del intrincado mundo de la vivienda y las diferentes alternativas que se presentan en las metrópolis, estaría dispuesto a desarrollar interesantes textos con sentido social, crítica y porque no buen humor.

Los artículos serían de publicación quincenal y servirían para acercar a los lectores a las diferentes alternativas inmobiliarias de Bogotá y de otras capitales del mundo.

Vivir en una de estas urbes trae grandes ventajas como su gastronomía, sus museos y galerías de arte, sus parques y teatros. Sin embargo habitar en estos espacios implica también tener que sufrir con la movilidad, con los espacios cada vez más reducidos, los cada vez más altos precios por metro cuadrado y el ruido, entre otros.”

Cómo pensionarse sin morir en el intento

Muchos de los sueños de los pensionados se convierten apenas en metas de cómo sobrevivir como adulto mayor.

 
Pensionados
iStock.

La vida es cada día más larga. Y la mejor forma de asegurar una vejez tranquila, es guardar dinero para tener como cubrir los años sin trabajo.

De reforma en reforma, la edad mínima para pensionarse va subiendo. Todavía hoy una mujer puede jubilarse a los 57 años, mientras un hombre debe esperar a los 62. Sin embargo, el tema de la pensión está ligado al valor que se espera recibir una vez se deje de trabajar.

El sistema de pensiones en Colombia está dividido en dos esquemas. Uno manejado por el Estado, con Colpensiones, que maneja un ahorro colectivo; mientras de otro lado están los fondos de pensiones privados que, a partir de un ahorro individual, permiten que los trabajadores se pensionen bajo normas más amplias.

Lo que se vio como una importante alternativa para reducir la presión, que sobre el Estado tenía el pago de estas obligaciones, poco a poco fue mostrando sus debilidades; haciendo que los trabajadores fueran viendo que no era tan cierto el paraíso que pintaba ese novedoso sistema, importado de países considerados más desarrollados, por lo que muchos usuarios regresaran al sistema de pensión público.

La pensión es como una especie de sueño, de alcanzar a vivir y gozar de esos viajes o comidas; de tener tiempo para aprender a tocar un instrumento, pintar o hacer ejercicio, visitar a los amigos, a los parientes más o menos cercanos. Rescatar una vida que quedó perdida o escondida, bajo la importancia de trabajar o de adelantar una carrera profesional.

En cuanto al mecanismo para calcular el valor de la pensión, Colpensiones mide el promedio de los últimos diez años de cotización. Cálculo que puede resultar contradictorio, ya que existe un gran riesgo de que una persona quede desempleada al superar los 50 años, o, en muchos casos, al pasar de los 35.

Entonces la pensión se convierte en una meta esquiva. Los sueños pasan a ser apenas la meta de sobrevivir como adulto mayor. Aparece, sin embargo, una interesante alternativa como es buscar vivir en una ciudad pequeña o intermedia: Ibagué, Bucaramanga, Tunja u otros municipios menores como Villa de Leyva, Zipaquirá, Fusagasugá o Girardot. Las ventajas de movilidad, los nuevos desarrollos inmobiliarios y un clima más amable, hacen que estos lugares se conviertan en sitios más amables para los mayores de 70 años.

Dentro de otro esquema que se ha venido adelantando, está el de pequeñas ciudadelas que se desarrollan alrededor de los municipios, donde se ofrecen diferentes servicios para los llamados adultos mayores. Anapoima es uno de los más destacados que, por su clima y cercanía a Bogotá, se ha convertido en un destino de alto nivel ideal para personas mayores, que acaban de jubilarse.

El tema pensional se enfrenta a la economía colombiana, cada vez que se discute una reforma tributaria “estructural” en la que se propone que haya que ser cada vez más viejo para que llegue la esperada mesada que, proporcionalmente, resulta cada vez menor.

Finalmente, vivir de una pensión es una labor casi imposible. Solo viable para funcionarios públicos o para quienes hayan ahorrado suficiente dinero. Los aportes a pensión son una obligación para todos los trabajadores, pero si resulta difícil vivir de un salario, con mayor razón resultará hacerlo de una pensión.

Qué lástima que luego de más de veinte años de trabajo, la calidad de vida disminuirá, y el gozo de vivir sin trabajar sea tan solo una luchar por sobrevivir.

¿Encontraste algún error?

Repórtalo aquí
¡Gracias por tus comentarios!
Lo sentimos, ocurrió un error al momento de enviar los datos.
Enviando datos ...
Ingrese su comentario

Déjanos tu datos, te contactaremos.

Ingrese su nombre
Ingrese su email Este email no es válido
¡Gracias por tu aporte!

Temas Relacionados:

Comenta con Facebook: