Andrés Piñeros Latorre
Opinión de Andrés Piñeros Latorre

“Soy periodista graduado de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, he trabajado en diferentes medios de comunicación como El Espectador, radio Melodía, Colprensa, el diario La República y El Periódico de Bogotá.

He sido además colaborador de Soyperiodista.com donde escribí bajo el seudónimo de “Francisco Latorre” y de la revista LaTadeo. Tengo 46 años, he vivido toda la vida en la ciudad de Bogotá y conozco ciudades como Londres, París, Washington, Quito y Buenos Aires, por lo que considero que tengo las herramientas apropiadas para escribir interesantes artículos sobre la vida en las ciudades.

Recientemente he trabajado en el área inmobiliaria, por lo que considero que puedo combinar mi profesión con la experiencia en un tema de gran interés para sus lectores, como es el de la vivienda y la finca raíz.

A partir del intrincado mundo de la vivienda y las diferentes alternativas que se presentan en las metrópolis, estaría dispuesto a desarrollar interesantes textos con sentido social, crítica y porque no buen humor.

Los artículos serían de publicación quincenal y servirían para acercar a los lectores a las diferentes alternativas inmobiliarias de Bogotá y de otras capitales del mundo.

Vivir en una de estas urbes trae grandes ventajas como su gastronomía, sus museos y galerías de arte, sus parques y teatros. Sin embargo habitar en estos espacios implica también tener que sufrir con la movilidad, con los espacios cada vez más reducidos, los cada vez más altos precios por metro cuadrado y el ruido, entre otros.”

Ciclovía analfabeta

Los domingos en Bogotá tienen una actividad casi que sagrada para sus habitantes.

 
www.bogota.gov.co

Recorrer de norte a sur y de oriente a occidente las vías de la ciudad, a través de las ciclovías.

Esas calles, que normalmente pertenecen a los automóviles, buses, camiones y motociclistas pasan a ser de uso privado para los “caballitos de acero”, atletas y patinadores.

Pero como suele suceder, los problemas logísticos este mágico ejercicio, que ha sido replicado en el resto del mundo, están relacionados con las fallas en la señalización de las vías y un problema más grave como es la falta de auxiliares de tránsito.

El riesgo es bastante grande, ya que por no existir persona alguna que sirva de agente y apoye las señales de tránsito pueden darse graves accidentes de tránsito. Aunque inicialmente, el hecho de que estos muchachos no tienen una especial preparación para cuidar el adecuado manejo de la movilidad de los usuarios de las ciclovías.

Con muy buena intención, los estudiantes menores de edad, tienen que enfrentarse a personas mayores que difícilmente les obedecen. Una cinta plástica y una paleta con un pare en rojo o un siga en verde, son los elementos que les sirven como elementos de autoridad a estos improvisados guías de tránsito.

Otro riesgo de esta alternativa para hacer deporte está en la alta velocidad de muchos de los usuarios.

La ciclovía está pensada para pasear, no para correr. El hecho de caminar con coches por el centro de la calle. No respetar lugares donde hay que bajarse del vehículo, como puentes.

Por eso yo podría explicar que hay una especie de analfabetismo, ya que los muchachos que cumplen con esa labor que se conoce como alfabetización, se van de vacaciones. Mientras la ciclovía no descansa.

El riesgo es por ende muy grande. El apoyo logístico no puede parar. El control y el cuidado de este gran invento, que ha sido replicado en el resto del planeta no cambia. El “alfabetismo” no se puede suspender.

Qué bueno saber que el próximo domingo al salir a patinar o pasear en bicicleta estaremos protegidos. La alfabetización no puede tener descanso.

¿Encontraste algún error?

Repórtalo aquí
¡Gracias por tus comentarios!
Lo sentimos, ocurrió un error al momento de enviar los datos.
Enviando datos ...
Ingrese su comentario

Déjanos tu datos, te contactaremos.

Ingrese su nombre
Ingrese su email Este email no es válido
¡Gracias por tu aporte!

Temas Relacionados:

Comenta con Facebook: