Ariel Peña
Opinión de Ariel Peña

En  la actualidad soy columnista de Minuto30, el Espacio, Debate, Periodismo sin Fronteras, Centro de Pensamiento Primero Colombia y colaboro desde hace 13 años con El Tiempo en el Foro. También he escrito para El Catolicismo, el Nuevo Herald, La Jornada de Mexico, el País de España, el Periodico y Extra, entre otros,  además soy autor del libro “Democracia y Fetichismo”.

Campeonato mundial del desplazamiento

Las Farc tendrán que reparar a los desplazados que generaron durante su accionar de 50 años.

 

Como resultado del conflicto político-militar de 52 años, generado por las guerrillas marxistas leninistas de las Farc y el Eln, para tomarse el poder, Colombia con 6,9 millones de casos, es el país del mundo con más desplazamientos internos, de acuerdo al informe anual de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur). Le siguen a nuestro país con 6,6 millones Siria y después Irak con 4,4.

El comunismo totalitario o marxismo, como una de las peores desgracias que ha sufrido la humanidad en la última centuria, también le aporta la más alta cuota de sufrimiento al pueblo colombiano con el drama del desplazamiento interno, siendo el total de víctimas por el conflicto casi ocho millones y cerca de 260 mil muertos en estas últimas 5 décadas.

No podemos olvidar, que el marxismo leninismo es culpable de más de 100 millones de asesinatos que han ocurrido en la tierra con sus más conspicuos “lideres” como: Pol Pot, Stalin, Mao Zedong, Lenin, Kim il Sung, Ho Chi Minh y Fidel Castro, entre otros.

Los millones de desplazados deberían de ser reparados por las Farc, ya que no puede haber atenuantes frente al origen del conflicto, y de ninguna manera se justifica el mismo, dizque por haber existido guerras civiles en Colombia en el siglo XlX y parte del XX, porque prácticamente en todas las naciones latinoamericanas hubo guerras hasta mediados del siglo pasado, y en ninguno de ellos existe hoy guerrilla comunista, solo en Colombia, lo cual demuestra que las élites políticas que han manejado el país no se preocuparon por conocer los dogmas y las intenciones de la doctrina marxista para darle la confrontación ideológica requerida, pues ahí está el Talón de Aquiles de la secta marxista, sabiendo que sus principios son fundamentados por la irracionalidad.

No solo hay desplazamiento interno; según versiones oficiales un total de 8.909 víctimas del conflicto armado están refugiadas fuera del país, y 40 países han recibo solicitud de asilo, especialmente Ecuador, Estados Unidos, Canadá y España. Todo este panorama debe conducir a establecer responsabilidades, para no caer en la treta de que toda la ciudadanía es culpable, como en la enseñanza del catolicismo, en la cual todos nacemos con el pecado original.

No la única responsabilidad recae en los seguidores del marxismo que propiciaron e instigaron la creación de las guerrillas, subrayando que el tirano de Fidel Castro como lacayo de la URSS en plena guerra fría, ayudo desde comienzos de la década de los sesenta del siglo pasado a la conformación de 26 grupos armados en 13 países de Latinoamérica.

Hay que enfatizar que los sátrapas marxistas han dirigido asesinatos a gran escala mediante el desplazamiento, provocando hambrunas, siendo el caso más emblemático el ocurrido en Ucrania entre 1932 y 1933, en donde murieron 10 millones de personas.

Durante ese bienio, el hambre en contra de la población fue planificada y perpetrada por el régimen de Stalin, convirtiéndose en una de las mayores catástrofes humanitarias de la historia, eso tiene bastante parecido con lo que realiza la bestia de Nicolás Maduro en Venezuela al no permitir que organizaciones humanitarias le regalen alimentos a la población, para “radicalizar la revolución” sabiendo que para los comunistas la miseria de las masas es una condición necesaria para perpetuar la dictadura, así que desgracias como el desplazamiento y la hambruna también son un común denominador del marxismo leninismo.

Cuando se anuncia un cese bilateral y definitivo de fuego por parte del gobierno y las Farc en La Habana, no hay que echar en saco roto las necesidades de millones de desplazados, que se convierten en una vergüenza nacional, en donde la aplicación práctica marxista es la culpable, porque para esa bazofia los seres humanos no valen absolutamente nada, y solo sirven como objetos para lograr sus fines burocráticos de la toma del poder.

La degradación y lumpenización del conflicto impulsados por las Farc para incrementar el temor en la población, contribuyeron a que apareciera el paramilitarismo, sirviendo como adobe el narcotráfico con el cual se lucra inmensamente la narcoguerrilla.

En el 2015 las personas que abandonaron sus hogares o países de origen en el mundo, por guerras o persecuciones alcanzaron 65,3 millones según ACNUR, de ese total 21,3 millones son refugiados y 40,8 millones desplazados internos, mientras que 3,2 millones son solicitantes de asilo, todo ello habida cuenta de que Colombia no solo tiene más del 10% del gran total de desplazados en el planeta, sino que además posee el campeonato mundial en una materia tan lamentable.

Se deben implementar soluciones sostenibles para los desplazados, impulsando políticas públicas con programas de las Naciones Unidas (PNUD) teniendo como base las iniciativas conjuntas con el liderazgo de las autoridades locales y nacionales apoyados por las comunidades, logrando los objetivos de empleo, salud, educación y vivienda para estos colombianos, pero sin olvidar quienes han sido los responsables de los millones de desplazados que hay en el país.

¿Encontraste algún error?

Repórtalo aquí
¡Gracias por tus comentarios!
Lo sentimos, ocurrió un error al momento de enviar los datos.
Enviando datos ...
Ingrese su comentario

Déjanos tu datos, te contactaremos.

Ingrese su nombre
Ingrese su email Este email no es válido
¡Gracias por tu aporte!

Temas Relacionados:

Comenta con Facebook: