Andrés Piñeros Latorre
Opinión de Andrés Piñeros Latorre

Periodista de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, con trayectoria en El Espectador, radio Melodía, Colprensa, el diario La República y El Periódico de Bogotá.

He sido además colaborador de Soyperiodista.com donde escribí bajo el seudónimo de “Francisco Latorre” y de la revista LaTadeo. Tengo 46 años, he vivido toda la vida en la ciudad de Bogotá y conozco ciudades como Londres, París, Washington, Quito y Buenos Aires, por lo que considero que tengo las herramientas apropiadas para escribir interesantes artículos sobre la vida en las ciudades.

Recientemente he trabajado en el área inmobiliaria, por lo que considero que puedo combinar mi profesión con la experiencia en un tema de gran interés para sus lectores, como es el de la vivienda y la finca raíz.

A partir del intrincado mundo de la vivienda y las diferentes alternativas que se presentan en las metrópolis, estaría dispuesto a desarrollar interesantes textos con sentido social, crítica y porque no buen humor.

Los artículos serían de publicación quincenal y servirían para acercar a los lectores a las diferentes alternativas inmobiliarias de Bogotá y de otras capitales del mundo.

Vivir en una de estas urbes trae grandes ventajas como su gastronomía, sus museos y galerías de arte, sus parques y teatros. Sin embargo habitar en estos espacios implica también tener que sufrir con la movilidad, con los espacios cada vez más reducidos, los cada vez más altos precios por metro cuadrado y el ruido, entre otros.”

B de Bacatá, un rascacielos de altas ilusiones

La inversión inmobiliaria es probablemente una de las más rentables en el país, pese a las demoras.

 
BD Bacatá
BD Bacatá (vía Facebook)

Las ilusiones suben a la medida de los altos edificios. No hay duda de que una de las construcciones que más ha generado interés en la capital colombiana ha sido el edificio B de Bacatá, en la carrera 5 con calle 19, en pleno centro de Bogotá.

Con toda una estrategia de mercadeo, especialmente a través de la emisora de la W, la atrayente voz de Julio Sánchez Cristo, hizo que este proyecto subiera como la espuma; convirtiéndose en todo un evento inmobiliario. Las dos torres, una de 56 y otra de 67 pisos, se convirtieron en un hito para una ciudad que busca íconos representativos.

Aunque la torre Colpatria continúa siendo la edificación más característica del centro, con sus luces de colores, con su emblemática expresión que sirve de enorme tablero ante eventos como las elecciones; la torre que se erigió en el antiguo terreno que ocupaba el hotel Bacatá, promete ser un nuevo símbolo para la capital.

Como una especie de inmensa aguja, se destaca entre una serie de edificios antiguos, que poco a poco tendrán que desaparecer o ceder sus espacios, en una ciudad que se transforma y pierde su memoria arquitectónica y urbanística.

Detrás de la obra de ingeniería majestuosa y de toda una campaña publicitaria, B de Bacatá ha tenido sus reparos. Como me comentaba un inversionista, que pagó 78 millones de pesos para hacerse a un derecho fiduciario del hotel que con lujo y modernidad, ocupó ese espacio en la tradicional avenida 19; no todo ha sido color de rosa.

Las tradicionales demoras en la demolición inicial y luego la construcción del edificio, han llevado a la constante inconformidad de los inversionistas.

Para empezar, hubo un mal cálculo en el costo de retirada de los cimientos del hotel Bacatá, sobre el que se levantó la nueva edificación. Así, aunque a comienzos del año 2016 se informó que había sido terminada la construcción de la estructura, un año después los acabados finales no han sido entregados.

Mientras, aunque se anunció que para noviembre se debían entregar los primeros apartamentos, esto no ha ocurrido. “Cada dos meses cambian las fechas. Y aunque existen cláusulas por demoras técnicas, no se ha recibido el seguro por incumplimiento”, explica el inversionista  que ilusionado compró uno de los anhelados Fidis, que fue como llamaron a esos bonos que permitía a una parte de este ambicioso proyecto.

A pesar de su molestia y de que el negocio no arranca, no resulta una buena decisión retirar la inversión, ya que existe una norma que determina que quien salga anticipadamente tendrá una especie de castigo, que se verá reflejado en un descuento del 20% de su inversión.

El principal inconveniente para los cientos de inversionistas de B de Bacatá está en que la obra se ha retrasado cerca de dos años. Y durante este tiempo no se ha pagado ni un peso sobre la inversión. Se estima que al final de la obra se recibirá un 11% anual, teniendo en cuenta que el hotel mantenga una ocupación mínima del 60%.

El proyecto está prácticamente todo vendido, y son miles los bogotanos e inversionistas de otras zonas del país y porque no del mundo, que esperan a que esta obra termine para comenzar a recibir los dividendos, que deberán estar por encima de lo que genera un negocio inmobiliario corriente.

La voz de Sánchez Cristo retumba todavía en su programa de la W, y los sueños de sus oyentes por conseguir hacer parte de un maravilloso negocio continúan en las ondas hertzianas.

Ojalá B de Bacatá termine pronto y sus inversionistas obtengan dividendos a la altura del rascacielos más imponente de la capital colombiana.

¿Encontraste algún error?

Repórtalo aquí
¡Gracias por tus comentarios!
Lo sentimos, ocurrió un error al momento de enviar los datos.
Enviando datos ...
Ingrese su comentario

Déjanos tu datos, te contactaremos.

Ingrese su nombre
Ingrese su email Este email no es válido
¡Gracias por tu aporte!

Temas Relacionados:

Comenta con Facebook: