Andrés Piñeros Latorre
Opinión de Andrés Piñeros Latorre

“Soy periodista graduado de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, he trabajado en diferentes medios de comunicación como El Espectador, radio Melodía, Colprensa, el diario La República y El Periódico de Bogotá.

He sido además colaborador de Soyperiodista.com donde escribí bajo el seudónimo de “Francisco Latorre” y de la revista LaTadeo. Tengo 46 años, he vivido toda la vida en la ciudad de Bogotá y conozco ciudades como Londres, París, Washington, Quito y Buenos Aires, por lo que considero que tengo las herramientas apropiadas para escribir interesantes artículos sobre la vida en las ciudades.

Recientemente he trabajado en el área inmobiliaria, por lo que considero que puedo combinar mi profesión con la experiencia en un tema de gran interés para sus lectores, como es el de la vivienda y la finca raíz.

A partir del intrincado mundo de la vivienda y las diferentes alternativas que se presentan en las metrópolis, estaría dispuesto a desarrollar interesantes textos con sentido social, crítica y porque no buen humor.

Los artículos serían de publicación quincenal y servirían para acercar a los lectores a las diferentes alternativas inmobiliarias de Bogotá y de otras capitales del mundo.

Vivir en una de estas urbes trae grandes ventajas como su gastronomía, sus museos y galerías de arte, sus parques y teatros. Sin embargo habitar en estos espacios implica también tener que sufrir con la movilidad, con los espacios cada vez más reducidos, los cada vez más altos precios por metro cuadrado y el ruido, entre otros.”

Andén para que los bogotanos anden

Si Bogotá se quiere convertir en una ciudad incluyente debe mejorar el espacio para los peatones.

 
Bogotá sin andenes

Luego de retirar a los vendedores ambulantes, de limpiar las paredes de los avisos de papel, se hizo evidente la mala calidad de los andenes de la ciudad. Una ciudad ahogada, donde cuando cae una gota de agua se congestiona y se llena de charcos.

Las baldosas, que hasta donde conozco son una idea traída de Barcelona, busca que los andenes se puedan quitar para hacer arreglos de redes servicios públicos. Sin embargo, aquí en Bogotá este sistema ha generado unos riesgosos senderos peatonales. Bajo las losas se deposita el agua, que al caminar pone en riesgo, tanto a las mujeres que tropiezan con sus tacones como a todos los caminantes que se llenan sus zapatos con el agua que sale de la base de los pisos.

Así, en nuestra capital, caminar es todo un evento, un riesgo permanente. Niños, adultos mayores y discapacitados se enfrentan a una especie de arena movediza. Y mientras la atención se centra en las vías de los automóviles, en recuperar las calles, los andenes están prácticamente olvidados y abandonados.

14699803_10154026256566172_46815347_n

Lugares como el borde del parque de la 106 con carrera 15, en la calle 71 con carrera 5, tienen grandes desniveles, que pueden convertirse en trampas para los peatones. Así una estrategia que buscaba cuidar a los ciudadanos, se ha vuelto en todo lo contrario.

Y al problema de los andenes se suma el desorden de las ciclorutas, que por la carrera once ocupa un carril, pero que a partir de la calle 82, vuelve a compartir, de manera peligrosa, el estrecho sendero de los peatones.

Con bastante improvisación, Bogotá sigue siendo una ciudad hecha a retazos. Sin prevención ni orden, los problemas se solucionan a medias. Temas como el de que las bicicletas deberían ir siempre a nivel, mientras que los vehículos tendrían que ascender para cruzar las calles; mientras que los semáforos para peatones deberían tener la prelación, son normas y principios básicos para la seguridad y respeto de quienes tienen mayor riesgo.

Sin duda los andenes deben convertirse en una de las prioridades de la administración, especialmente de la del alcalde Peñalosa, quien promueve que los bogotanos utilicen formas alternativas de movilidad. Por eso, Bogotá tiene que ser día tras día una ciudad más incluyente, una metrópoli donde las diversas formas de transporte se combinen para que sus ciudadanos mejoren su calidad de vida.

De lado debe quedar el transporte particular; para que el Transmilenio, el Sitp, los taxis, en un futuro cercano el Metro, la bicicleta y la caminada, permitan movilizarse sin tantos trancones, con seguridad y comodidad. Los andenes servirán para que los bogotanos anden.

¿Encontraste algún error?

Repórtalo aquí
¡Gracias por tus comentarios!
Lo sentimos, ocurrió un error al momento de enviar los datos.
Enviando datos ...
Ingrese su comentario

Déjanos tu datos, te contactaremos.

Ingrese su nombre
Ingrese su email Este email no es válido
¡Gracias por tu aporte!

Temas Relacionados:

Comenta con Facebook: