Así fue la sentida despedida de la niña Yuliana en Bogotá y Popayán

El féretro con los restos de la menor llegaron a su destino final en un vuelo de la Policía.

 
Llegada de Yuliana en Popayán
Noticias Caracol

En la capital del Cauca fue objeto de un sentido homenaje de la Policía Nacional, que la recibió con honores en el aeropuerto.

A la ceremonia asistieron además estudiantes de varios colegios de la ciudad que acompañaron el cortejo, según publicó Noticias Caracol.

También acudieron funcionarios de Bienestar Familiar y de la gobernación del Cauca.

Antes de ser trasladada al Cauca, de donde es originaria ella y su familia, en Bogotá también fue acompañada por centenares de ciudadanos que acudieron a su funeral en la iglesia de Santa Teresita.

Familiares, vecinos y amigos de la menor han acudido al templo, administrado por una servicial comunidad de la orden de los Carmelitas para despedirse de ella en una emotiva ceremonia donde no han faltado los cantos corales que tanto gustaban a la pequeña.

Alejandra Enciso, integrante de la Orquestra Filarmónica de Bogotá y profesora de Yuliana, aseguró que la niña era “atenta, juiciosa, tierna y alegre” y destacó su afición por los espectáculos corales. 

Asimismo, la profesora explicó que cuatro miembros del coro que acompañó las exequias de hoy eran profesores de la menor.

Poco después de las diez de la mañana, la comitiva mortuoria salió a pie de la Funeraria Los Olivos del barrio Palermo, a escasos metros de la iglesia donde tuvo lugar la misa.

El cortejo fúnebre estaba encabezado por un payaso de tez taciturna y llorosa, seguido por el coche que portaba la pequeña, escoltado por seis agentes del Gaula, el grupo antisecuestros de la Policía de Colombia, con uniforme de gala y por más de un centenar de allegados de la menor.

EFE

A su paso por la calle 43, la comitiva fúnebre rompía la tranquilidad matinal del tradicional barrio bogotano de Teusaquillo con insistentes gritos que reclamaban “justicia para Yuliana” y pedían exaltados la muerte de Rafael Uribe Noguera, su presunto asesino.

Ya en el templo -lleno hasta los topes y fastuosamente decorado con motivos navideños-, el sacerdote Ruben Darío Ramírez, que presidió la ceremonia, recibió el pequeño ataúd blanco de la niña y lo roció con agua bendita.

El féretro de la menor fue ubicado frente al altar, donde también se exhibía un pequeño nacimiento navideño, aún sin la figura del niño Jesús.

Ese papel lo interpretaba hoy de manera simbólica la pequeña Yuliana, cuya trágica muerte ha conmocionado Colombia.

EFE

Las primeras hileras de bancos del templo fueron ocupadas por los familiares y amigos más cercanos de Yuliana, entre los que no estaba su madre, que fue hospitalizada tras conocer la noticia y está embarazada.

La emotiva ceremonia, cuyos cánticos corales y oraciones conmovieron a los asistentes, acabó con un estremecedor aplauso que retumbó dentro las paredes del templo y que acompañó la salida del cuerpo de la pequeña del lugar.

En el exterior, centenares de ciudadanos esperaban los restos mortales de Yuliana entre una gran espectación mediática, que acorraló el auto fúnebre hasta que este se perdió por entre el inmisericorde trafico bogotano en dirección al Comando Aéreo de Transporte Militar (Catam).

Este aeródromo será el punto de partida del ultimo viaje de Yuliana, que será trasladada hoy a la recóndita aldea del departamento del Cauca (suroeste) en que nació para descansar para siempre.

Con EFE

¿Encontraste algún error?

Repórtalo aquí
¡Gracias por tus comentarios!
Lo sentimos, ocurrió un error al momento de enviar los datos.
Enviando datos ...
Ingrese su comentario

Déjanos tu datos, te contactaremos.

Ingrese su nombre
Ingrese su email Este email no es válido
¡Gracias por tu aporte!

Temas Relacionados:

Comenta con Facebook: