Vladdo reprocha “cruzada” de Viviane Morales, contándole su propia historia

Su vida es el argumento del caricaturista para probar que no siempre funciona la “familia óptima” que plantea la senadora para adoptar.

 
Vladdo  y Viviane Morales
Caricaturis Vladdo y Senadora Viviane Morales / Twitter / AFP

“Si en mi caso se hubiera aplicado la lógica infame que usted está promoviendo, mi vida sería un desastre”, le escribe Vladdo en su columna de El Tiempo a Morales.

“Siquiera se murieron ya mis tías [que finalmente lo criaron], honorable senadora, pues, de lo contrario, usted, con su referendo cavernario, excluyente y malévolo, las habría matado de indignación”, agrega el caricaturista.

Más noticias

Por eso, descalifica como “cruzada” la iniciativa de Morales contra la posibilidad de que algunos niños sean acogidos en familias diferentes, o sea, las que “no están conformadas por un papá y una mamá, con sus respectivos vástagos”.

Vladdo cuenta en su columna la forma en que tuvo que salir de la familia donde nació, junto con otros tres hermanos, porque su madre, “presa de la desesperación y de la impotencia” para sostenerlos, en medio de un proceso de separación con el padre, los entregó a otros familiares.

Desde ese momento, comenzó su trasegar por “hogares tradicionales”, “de esos que le gustan a la senadora Viviane Morales”, en donde fue víctima “de toda clase de abusos: físicos, psicológicos y emocionales”.

En el caso de él, fue a parar primero a la casa de sus futuros padrinos, un hogar integrado por un hombre y una mujer “entrados en años”, con hijos y nietos. Allí pasó once años en donde se volvió “miserable”.

Después, la madre de Vladdo decidió recuperarlo y llevárselo a vivir con ella a “otra familia óptima”: la que había conformado con un profesor universitario y sus hijos. Pero en esta nueva casa tampoco se adaptó bien y recibía “severos castigos físicos de su madre y no pocas reprimendas verbales de su padrastro”.

“Esos dos hogares tradicionales, como los que usted tanto defiende, fue donde peor viví”, le dice a la senadora Morales. De ahí se fue para donde sus tías abuelas (con las que se habían quedado sus dos hermanos mayores).

Y concluye: “Con mi tía Cristina, soltera y sin ningún hombre al lado –y gracias a su trabajo y dedicación–, mis hermanos y yo tuvimos una linda familia, llena de amor y calidez, en la cual recibimos además una excelente formación”.

¿Encontraste algún error?

Repórtalo aquí
¡Gracias por tus comentarios!
Lo sentimos, ocurrió un error al momento de enviar los datos.
Enviando datos ...
Ingrese su comentario

Déjanos tu datos, te contactaremos.

Ingrese su nombre
Ingrese su email Este email no es válido
¡Gracias por tu aporte!

Temas Relacionados:

Comenta con Facebook: