Luego del fallo de tutela que ordenó al rector de la universidad que en un plazo de 48 horas para que restituir a la profesora en su cargo, la institución anunció que ejercerá su derecho a presentar los recursos ante la justicia, según un comunicado que publica El Espectador.

La universidad hará uso de los recursos e instancias que aún restan en este proceso, incluyendo la impugnación de la decisión en referencia”.

En otro aparte, la institución no se refirió a la orden de crear una campaña institucional en los próximos meses para “para rechazar las manifestaciones de odio, racismo, discriminación, matoneo, sexismo, machismo y acoso laboral en redes sociales”, sino que planteó su posición sobre ese tema, que consiste en seguir

promoviendo la reflexión y la crítica académica en un contexto de respeto por el libre pensamiento, la diversidad de opinión y la dignidad humana”.

En su declaración, la universidad señala que acata la decisión, pero en los términos

La universidad reafirma su condición de institución respetuosa de la Constitución, del Estado Social de Derecho y de las decisiones judiciales. Asimismo, reafirma sus valores fundacionales en relación con el pluralismo, la tolerancia, la libertad de expresión y el respeto de las ideas, siempre y cuando no se lesionen derechos de miembros de nuestra comunidad”,

puntualiza la declaración.