Trabajadora sexual denuncia abuso de autoridad de policías en Bogotá

Dice que la golpearon en una móvil y que se llevaron a una de sus compañeras, de la que no sabe nada desde hace más de 24 horas.

 
Imagen ilustrativa
AFP.

La situación ocurrió el martes, en uno de los constantes operativos contra la prostitución que realiza la Policía en la plaza La Mariposa (porque la zona de tolerancia no es allí, sino entre las calles 19 y 24, y la Avenida Caracas y la carrera 18), contó la trabajadora sexual a El Espectador.

Según la denunciante, las trabajadoras sexuales, entre otras las de la comunidad LGBTI, que permanecen en dicha plaza son constantemente agredidas física y verbalmente por los uniformados. Incluso, añadió al periódico que ella estuvo entre las más recientes afectadas:  

Había tres compañeritas en el móvil de la Policía. Las cogieron para registrarles la cédula. Después soltaron a dos y a la que quedó se la llevaron en otro carro de la Policía. Ella alcanzó a botar un papelito y 100 pesos. Es que cuando eso nos pasa tratamos de memorizar las placas de los carros, los números de los chalecos de los policías, y ella anotó. Tiró el papel para que miráramos quiénes la habían maltratado”.

En ese momento, agregó la trabajadora sexual:

Yo fui a cogerlo, pero una policía mujer se me acercó y me preguntó: ‘¿Qué tiene en las manos?’. Le respondí que nada.  Me dijo: ‘Eso es lo que vamos a ver. La voy a subir al móvil’. Me rasguñó. Y como no me dejé subir, me cogieron de pies y manos como cinco policías, y me subieron. Ahí había otra policía mujer que me dijo: ‘Usted es la sapa de La Mariposa, la que anda contando todo’, y me pegó una bofetada duro”.

También le puede interesar:

Así pasaron varios minutos hasta que un uniformado dijo que no se la llevaran “porque la gente había visto cómo me arrastraban y estaba pendiente. Entonces, comenzaron a esculcarme, y un policía a preguntarme con palabras soeces: ‘¿Cuánto es que cobran? ¿Cómo lo hacen?’. Luego me dijeron que me fuera”, relató la denunciante al diario.

Sobre esto, Alejandro Lanz, director de la ONG Parces —que trabaja con personas que ejercen la prostitución— citado por El Espectador puntualizó que, las afectadas cuentan que muchas veces las autoridades también persiguen a las trabajadoras sexuales de La Mariposa para pedirles plata a cambio de no llevarlas detenidas a la UPJ.

¿Encontraste algún error?

Repórtalo aquí
¡Gracias por tus comentarios!
Lo sentimos, ocurrió un error al momento de enviar los datos.
Enviando datos ...
Ingrese su comentario

Déjanos tu datos, te contactaremos.

Ingrese su nombre
Ingrese su email Este email no es válido
¡Gracias por tu aporte!

Temas Relacionados:

Comenta con Facebook: