Aún con Nobel, posibilidad de renegociar acuerdos con las Farc es mínima

Incluso a pesar de las reuniones de Juan Manuel Santos con líderes del No, el panorama es oscuro.

Proceso de paz en Colombia
| AFP

Así lo describe la revista Semana, para quien  la renegociación sería posible solo si las exigencias del uribismo fueran moderadas, las Farc estuvieran dispuestas a hacerlo, y el presidente lograra “ajustar las pretensiones de unos y otros”.

Pero la revista asegura que ninguna de esas 3 condiciones parece cumplirse.

El uribismo ha llegado a plantear opciones tan radicales que van desde empezar de cero hasta introducir 68 salvedades en todos los capítulos”, dice la revista.

Un escenario de estas características podría tomar años, como de hecho duraron las sesiones que llevaron a los acuerdos que fueron rechazados en las urnas por estrecho margen, en una votación cuya característica fue la abstención del 63%.

Por su parte las Farc solo han mostrado lenguaje conciliador, muy cercano a consignas vacías.

Pero el viernes en la noche, el miembro del secretariado de las Farc Pastor Alape dijo al programa Hora 20 de Caracol que el grupo no estaba hablando de renegociación sino aclaración de objeciones.

Hay que escuchar a la gente para explicarle que tenemos que sentarnos las dos partes (Gobierno y Farc) a discutir las iniciativas de la gente.

Seguramente habrá que aclarar porque las objeciones que le han hecho al acuerdos se fundamentan en mentiras”, dijo.

Horas antes, en un comunicado oficial conjunto con el Gobierno, las Farc habían dicho que tendrían en cuenta los ajustes y precisiones necesarias.

El margen de maniobra del presidente Santos, con todo y Nobel de la Paz, es muy reducido. Está en un sánduche entre la oposición envalentonada que tiene un sólido argumento -el mandato popular de 6,6 millones de personas- y una guerrilla que también tiene lo suyo: un acuerdo firmado con el Gobierno ante la comunidad internacional, puesto además en las manos de la ONU y el Consejo Federal Suizo”, dice Semana.

Luego de barajar todas las opciones, que van desde la convocatoria a una asamblea nacional constituyente, la repetición del plebiscito en las zonas afectadas por el huracán, la aceptación de las demandas previas contra el plebiscito y la aprobación en cabildos abiertos en los municipios, la revista concluye que regresar a un conflicto intensificado no es una opción imposible, a pesar de las declaraciones en favor de la continuidad del cese al fuego bilateral.

El problema es que este no puede ser indefinido. Y el tiempo está corriendo en contra.

Comentarios

Fuentes

Reportar un error

Comentarios

Fuentes

Reportar un error


Opinión

{[{ ctrl.articles[index].author.owner.short_text }]}

{[{ctrl.articles[index].phrases.main}]}

{[{ ctrl.articles[index].images.meta.alt}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.description}]} | {[{ctrl.articles[index].images.meta.credit}]}
{[{ ctrl.articles[index].images.meta.alt}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.description}]} | {[{ctrl.articles[index].images.meta.credit}]}

Más Videos

{[{ctrl.articles[index].phrases.main}]}

Más Videos

Comentarios

Fuentes

Reportar un error

Comentarios

Fuentes

Reportar un error