José Alexánder Muñoz bebía licor en su casa del barrio Palermo cuando Leydi le dijo el valor de una licra que había comprado. Le reclamó: “¡Claro, usted si puede comprar ropa!”.

El hombre quebró una botella, interceptó a la mujer, que intentó huir, y le hizo una herida de ocho centímetros en el cuello, describe Caracol Radio.

Uniformados de la Policía capturaron a Muñoz minutos después, gracias al reporte de los vecinos.

El artículo continúa abajo

Sin embargo, cuenta W Radio, el juez consideró que el intento de feminicidio no era suficiente mérito para enviarlo a una cárcel y determinó que su detención se cumpla en casa de su madre, a pocos metros de la víctima.

La secretaria de la Mujer del Cauca, Elvia Rocío Cuenca, dijo a esa emisora que la decisión es “ilógica” y “genera riesgo latente para la víctima”.

Las autoridades intentarán apelar la decisión.