Los habitantes argumentan que estos tres peajes afectan a los trabajadores del Eje Bananero que constantemente se desplazan entre los municipios de Carepa, Apartadó, Turbo y Chigorodó y tienen una distancia de 75 kilómetros entre sí, como lo confirmó en Blu Radio Iván Acevedo, vocero del comité Iniciativa Ciudadana, que promueve el paro cívico: “Los corredores que son para transporte de pasajeros van a ser gravados, diariamente aparte del movimiento de la agroindustria nos movemos 60 mil personas en esos cuatro municipios por temas de educación, salud, empleo y otros”.

Acevedo explicó que hay una alta integración urbana y un municipio depende mucho del otro. Adicionalmente que los peajes están ubicados en zonas donde viven personas de escasos recursos y hay necesidades básicas insatisfechas.

Dijo que en el sector de Riogrande “viven 89.000 personas víctimas de la violencia en estrato 0, 1 y 2”, y enfatizó en que “no tienen alcantarillado, no tienen acueducto, pero tienen un hermoso peaje de techo azul”.

El artículo continúa abajo

Insistió en que el paro no es para oponerse a la instalación de los peajes, sino para pedir su reubicación al sector de El Tigre.

Por su parte, el gerente de la Agencia Nacional de Infraestructura, Luis Eduardo Gutiérrez, afirmó en esa emisora que evalúan ampliar las tarifas diferenciales y no la reubicación de las casetas: “Venimos desde la agencia hace año y medio haciendo socialización, reunión y diálogo con alcaldes y representantes de Urabá, en todas estas mesas de trabajo hemos evaluado alternativas de poder ampliar el tema de las casetas diferenciales y número de tarifas”.

El pasado 27 de diciembre los habitantes del municipio adelantaron otro paro en el que cerca de 19.000 trabajadores del sector bananero pararon actividades y el 80 % del comercio no abrió sus puertas.