La valiosa labor fue gestionada por el gremio de taxistas, que repartió cerca de 1.000 regalos a los humildes niños. Los ‘canarios’ contaron con el apoyo de ambulancias privadas y la Policía que, además, prestó el helicóptero de seguridad para sorprender a los pequeños con un Papá Noel, informó Noticias Caracol.

“Muy grato ver a estos niños a esta hora, 2:00 de la mañana, levantados y con una sonrisa, eso es muy satisfactorio”, mencionó al informativo uno de los taxistas que participó en el evento.

Los niños sonreían y pedían que dentro de sus bolsas de regalo les llegaran carros, muñecas y hasta ropa.

La policía prestó la seguridad en la zona y garantizó que la jornada, que se extendió hasta las 4:00 a.m., finalizara con tranquilidad.

Los padres de los menores agradecieron el gesto de solidaridad. Regresaron a sus humildes viviendas con nuevas sonrisas que alegraron la Navidad de estos pequeños.