Indígenas, por fuera de ‘Ser pilo paga’ porque los meten en la lista ‘equivocada’

Un joven talentoso wayúu alerta sobre su angustiosa situación por estar atrapado en el engorroso engranaje burocrático del Gobierno.

Dos jóvenes wayúu
Foto ilustrativa| Ministerio del Interior

Se trata de José Amable Silva Paz, un estudiante de grado once y aspirante al programa ‘Ser pilo paga’ por haber obtenido un puntaje (355) superior al establecido (348), cuyo caso conoció Pulzo.

Silva Paz pertenece a la comunidad indígena de escasos recursos Mashou 2, en el municipio de Maicao (La Guajira), y por esa razón no aparece en los listados del Sisbén, sino en los del Ministerio del Interior (por ser de una minoría étnica).

Pero es precisamente por esa situación, que se escapa a su voluntad, por la que está viendo amenazada su posibilidad de entrar al programa gubernamental ‘Ser pilo paga’, debido a que el Ministerio de Educación comparte datos con el Sisbén, pero no con el Ministerio del Interior.

El artículo continúa abajo

“En el momento en que el Ministerio de Educación manda el listado de estudiantes Pilo solo aparecen los que tienen Sisbén, y no los del Minininterior”, se queja el joven indígena.

“Con todo esto de que los Pilo indígena no aparecen en el listado que se les manda a las universidades, Icetex y otros entes, yo y todos los jóvenes que atraviesan por mí misma situación, estamos saliendo perjudicados. Pues en mi caso 2 universidades me han rechazado por el simple hecho de no poder exonerarme de pago por no salir en susodicha lista y por ende no proseguir con el proceso de inscripción”, agrega.

Pero lo más grave es que Silva Paz denuncia que “el Ministerio del Interior​ se atrevió a decir que no hacía parte de esta comunidad y que solo se me había agregado para tener beneficios o exentarme de algo, cuando definitivamente no es así”, y demuestra con documentos que incluso es sobrino de la autoridad tradicional, comparte vínculos muy estrechos con ella y desde el día que nació no ha salido de su comunidad.

La mayor preocupación de Silva Paz radica en que el tiempo está corriendo en su contra. “En el Icetex me dijeron que hiciera un derecho a petición y esperara a que me respondieran (el plazo es de 15 días hábiles) y sin saber cuándo empiezan a ser contados, si desde que lo entrego en el Icetex de Riohacha o hasta que llegue al de Bogotá”.

El caso es que cuando el oficio sea recibido en cualquiera de las oficinas del Icetex en país nada más le quedarían unos 3 o 4 días para seguir con el proceso.

Eso “sin contar con que todas las universidades acreditadas en Colombia (que son las únicas donde se puede estudiar como Pilo) ya habrían cerrado las inscripciones dejándome a mí y a muchos otros como yo en el limbo y atrasando nuestra formación universitaria y nuestro proyecto de vida”.

Y para probar lo que dice, Silva Paz lleva en su mochila documentos como certificaciones del Mininterior y del Departamento de La Guajira (que avala a la autoridad tradicional de la comunidad Mashou 2) que prueban que sí pertenece a la comunidad indígena Mashou 2 y el reporte de resultados de la prueba del Icfes (355 puntos sobre 500), entre otros.

A lo único que aspira es a que en esa mochila no se quede guardado también su legítimo sueño de estudiar en una universidad con la ayuda del Gobierno, teniendo el puntaje, las condiciones y, sobre todo, el derecho.

Comentarios

Fuentes

Reportar un error

Comentarios

Fuentes

Reportar un error


Opinión

{[{ctrl.articles[index].author.owner.short_text}]}

{[{ctrl.articles[index].phrases.main}]}

{[{ctrl.articles[index].images.meta.alt}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.description}]}|{[{ctrl.articles[index].images.meta.credit}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.alt}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.description}]}|{[{ctrl.articles[index].images.meta.credit}]}

Más Videos

{[{ctrl.articles[index].phrases.main}]}

Más Videos

Comentarios

Fuentes

Reportar un error

Comentarios

Fuentes

Reportar un error