Bolívar además señaló la corrupción en la administración pública como traición a la patria y creía que los ciudadanos debían denunciarlo, recuerdan los historiadores.

El decreto, que también se aplicaba a jueces que no lo cumplieran, además buscaba proteger y regular el tesoro nacional considerando que la defraudación de los fondos por algunos funcionarios debilitaba la República.

En ese sentido, el contralor Maya indicó en un acto público, citado por Blu Radio:

“Estamos a 17 meses de cumplir los 200 años de la batalla de Boyacá y la historia es la misma, y nos obliga a rememorar el decreto del 12 de enero de 1824 del Libertador Simón Bolívar, imponiéndole la pena capital a los corruptos que son los causantes de todas las tragedias que sufre nuestro país. Yo creo que hoy se puede revivir ese decreto a pesar de que los liberales como yo, somos abiertamente enemigos de la pena capital”.

El artículo continúa abajo

El artículo estaba conformado por 4 artículos que recordó un Óscar Alarcón, columnista de El Espectador:

“Artículo 1. Todo funcionario público a quien se le convenciere en juicio sumario de haber malversado o tomado para sí los fondos públicos de diez pesos arriba queda sujeto a la pena capital.

Artículo 2. Los jueces a quienes, según la ley, compete este juicio, que en su caso no procedieren conforme a este decreto, serán condenados a la misma pena.

Artículo 3. Todo individuo puede acusar a los funcionarios públicos del delito que indica el artículo lº.

Artículo 4. Se fijará este decreto en todas las oficinas de la República, y se tomará razón de él en todos los despachos que se libren a los funcionarios que de cualquier modo intervengan en el manejo de los fondos públicos”.

Decreto del 12 de enero de 1824
Decreto del 12 de enero de 1824 / Blog Cavb
Decreto del 12 de enero de 1824
Decreto del 12 de enero de 1824 / Blog Cavb