Colombia puede estar entre los mayores productores de transgénicos de América

Según un experto brasileño, en 2020, el país podría competir en esa área con Estados Unidos, Brasil, Argentina y Paraguay.

 
www.ecologiaverde.com

En la medida en la que a futuro se den las condiciones de seguridad y el mercado esté estable, Colombia aumentará la cantidad de esta clase de sembradíos porque tiene tierra, clima y gente preparada para hacerlo”,

explicó el director ejecutivo de la consultora Céleres, Anderson Galvao.

Estados Unidos ocupa el primer lugar entre las 28 naciones que han implementado los transgénicos, con 73,1 millones de hectáreas cultivadas, seguido de Brasil con 42,2 millones de hectáreas.

Argentina aparece también en el listado (24,3 millones) del que hacen parte igualmente India (11,6 millones), Canadá (11,6 millones), Paraguay (3,9 millones) y China (3,9 millones).

Según la Asociación de Biotecnología Vegetal Agrícola (Agro-Bio), que organizó hoy el foro “Cultivos más productivos: innovación, desarrollo y paz”, Colombia tenía 101.118 hectáreas de cultivos transgénicos en 2015, entre variedades de algodón e híbridos de maíz con resistencia a algunos insectos y tolerancia a varios herbicidas.

Los agricultores que optaron por estas variedades “recibieron 162 millones de dólares en ganancias entre 2003 y 2015, con un retorno por cada dólar invertido en semillas transgénicas de 1,90 dólares para algodón y 3,90 dólares para maíz”, precisó Galvao.

Tal es el caso de Sergio Valencia, quien en 2009 se convirtió en el primero en utilizar la biotecnología en maíz en el Meta, uno de los departamentos con mayor riqueza agrícola de Colombia.

De las 60 hectáreas iniciales pasé a las 500 hectáreas que tengo actualmente con beneficios como no necesitar de tanta maquinaria ni insumos porque la semilla viene protegida contra ciertas plagas y malezas”,

aseguró.

Sin embargo, Valencia es consciente de que para que Colombia se convierta en una potencia en materia de cultivos transgénicos en América se requiere un cambio de mentalidad.

El agricultor colombiano ve insectos y corre a fumigar. Lo primero que se necesita es cambiar el chip en las prácticas agrícolas para alcanzar el desarrollo rural sostenible”,

aclaró.

En lo mismo coincidió Arnulfo Cuprita, quien cultiva algodón genéticamente modificado en Natagaima, una población ubicada en el departamento del Tolima (centro) y para quien “la tecnología ayudó a que el campo reviviera porque aumentó la cosecha y la calidad del producto”.

Agro-Bio celebró con el foro de hoy los 20 años de los cultivos transgénicos en el país.

Con EFE

¿Encontraste algún error?

Repórtalo aquí
¡Gracias por tus comentarios!
Lo sentimos, ocurrió un error al momento de enviar los datos.
Enviando datos ...
Ingrese su comentario

Déjanos tu datos, te contactaremos.

Ingrese su nombre
Ingrese su email Este email no es válido
¡Gracias por tu aporte!

Temas Relacionados:

Fuentes

  • - AFP

Comenta con Facebook: