En esa zona del oriente de la ciudad cayeron “los 12 presuntos integrantes de una estructura delictiva denominada ‘los Cimientos’, dedicada al homicidio, hurto y tráfico de armas y de estupefacientes”, informó El País, de Cali.

Al parecer, esta red de sicarios persuadía menores de edad para iniciarlos en el crimen, y así evitaban que sus movimientos fueran detectados por las autoridades, señaló el portal Colombia me gusta.

El rector “aprovechaba su status para lograr vincular a estos jóvenes y materializar los homicidios en la comuna 14 de la ciudad”, señaló el subcomandante de la Policía de Cali, coronel Henry Jiménez citado por El País. Los jóvenes también fueron capturados “gracias a las interceptaciones logradas” y a las denuncias de los vecinos, agregó el oficial.

El artículo continúa abajo

El medio regional indica que la Fundación Educativa Sion a la que el detenido representaba, está ubicada en la misma zona, y no estaría vinculada con la Secretaría de Educación de la ciudad, ni tiene licencia de funcionamiento de esta entidad porque “no ha cumplido con los requisitos legales, por lo tanto no está autorizado para prestar el servicio de educación formal” por lo que no puede “otorgar títulos, ni certificar”.

Los capturados fueron enviados a prisión y se les imputaron cargos por “los delitos de concierto para delinquir agravado, hurto calificado y agravado, uso de menores para la comisión de ilícitos, homicidio agravado, homicidio agravado en grado de tentativa; así como fabricación, tráfico o porte de estupefacientes y de armas de fuego”, informó La Fiscalía.

De acuerdo con la investigación, los hoy indiciados estarían inmersos en la ejecución de dos homicidios, tres tentativas de homicidio, un hurto calificado, tráfico de armas y de estupefacientes.