Cárcel a dos policías señalados de torturar y obligar a comer excremento a una joven

Un juez en Huila los mandó a prisión por hechos ocurridos el 21 de diciembre de 2015, y que involucran a una joven madre de 19 años.

 
Ole Mi Diario

Aunque el exteniente Cristian Felipe Arteaga Santacruzy y el expatrullero Jhoann Manuel Álvarez, adscritos al CAI del barrio ‘Alberto Galindo en Neiva, no aceptaron su culpa en los delitos de secuestro simple, tortura y abuso de autoridad, la investigación apunta a que serían los responsables de agredir brutalmente a Irma Julieth Usaquén Rueda.

Así lo reseña este lunes el Diario La Nación al indicar que además de estos dos procesados, las autoridades buscan a Jeimy Marcela Rodríguez Lozano y a Yeison Arley Palacio Ospina, otros dos policías que también habrían participado en los hechos.

Y es que aunque los uniformados se declaren inocentes otra cosa dice el juez, que luego de analizar pruebas y testimonios concluyó que los procesados “son un peligro para la sociedad”.

Una de esas pruebas es el desgarrador testimonio de Irma Julieth Usaquén, a quien los policías se llevaron por la fuerza en una patrulla señalando que era “cómplice del hurto de una motocicleta bajo la modalidad de halado”, agrega ese medio.

También le puede interesar:

No obstante, la joven explicó por primera vez al periódico Ole Mi Diario como sucedieron los hechos, y aseguró que la confundieron porque tenía las mismas características de la mujer que supuestamente había estado en el hurto.

“Me llevaron por detrás del barrio Villa Cecilia, un sitio enmontado y solitario por donde pasan los tubos de la petrolera con crudo caliente, me bajaron de la camioneta halándome del cabello, me golpearon en repetidas ocasiones con puños y patadas en la cara y el estómago, y también en la cabeza con la cacha del arma. Me decían que yo tenía que dar razón de una moto que se habían robado ahí en el barrio”.

Después, cuenta a ese medio Usaquén, “me sentaron a la fuerza en los tubos y me amenazaron con quemarme la cara”.

Aunque en un principio ninguna autoridad creyó su versión, Usaquén se contactó con La F.m. y allí mostró fotos y dijo que se había salvado gracias a unos soldados que patrullaban por el sector y que pararon las agresiones.

“Los policías me lavaron la cara con leche y me llevaron a la URI (…) ellos decían que me había caído de una moto en una persecución por robo, pero cuando un fiscal me mandó a Medicina Legal allá se dieron cuenta que tenía quemaduras de tercer grado”.

Hoy día y con las cicatrices en su cuerpo, la joven volvió al lugar de los hechos acompañada de Noticias Caracol y allí recordó el triste episodio.

“Me acuerdo que cogieron excremento de vaca seco y me obligaban a comérmelo”, agregó Usaquén, que dice tener miedo porque la han llamado a ofrecerle dinero para que arregle por las buenas.

¿Encontraste algún error?

Repórtalo aquí
¡Gracias por tus comentarios!
Lo sentimos, ocurrió un error al momento de enviar los datos.
Enviando datos ...
Ingrese su comentario

Déjanos tu datos, te contactaremos.

Ingrese su nombre
Ingrese su email Este email no es válido
¡Gracias por tu aporte!

Temas Relacionados:

Comenta con Facebook: