Al notar que tenía cicatrices en sus huellas dactilares, la Policía decidió detenerlo mientras adelantaba un minucioso examen a los registros, y fue ahí en donde descubrió que en realidad estaba frente al hombre que se había fugado de una cárcel en Bucaramanga en 2012.

El análisis de dactiloscopia fue compartido en Facebook por Radio Policía Nacional, en donde se advierte que Luis Mauricio Archila Prada, de 34 años, modificó su rostro con varias cirugías plásticas, y que además se identificaba con una cédula totalmente original en la que figuraba como David Felipe Bolaños Arcos, de 26 años.

Antes de las cirugías / Policía Pasto
Después de las cirugías / Policía Pasto

El artículo continúa abajo

Además, la Policía informó que el hombre “simuló estar muerto para burlar a las autoridades”, y que las cicatrices en sus dedos se deben a “microcirugías para borrar sus huellas dactilares”.

Archila Prada estaba prófugo de la justicia y entre sus antecedentes le aparecen delitos de secuestro, porte ilegal de armas, lesiones personales, hurto agravado y calificado, estafa, falsedad en documento público, violencia intrafamiliar y fuga de presos, según Caracol Radio.

Este es el video de la identificación dactilar: