Recién nacidos en Venezuela, en grave riesgo por desabastecimiento en hospitales

La falta de insumos es general en hospitales y clínicas del vecino país, y se debe a las restricciones para obtener divisas.
AP

Las madres y bebés de las unidades de neonatología son algunos de los más afectados, según advirtió la Asociación Venezolana de Hospitales y Clínicas en un comunicado.

"Las unidades de neonatología se encuentran desabastecidas de brazaletes para medición de presión, percutores manuales, sensores de tela, mezcladores de oxígeno Blender, casetes de bombas de infusión, catéteres de succión, cintas umbilicales y medicinas contra vómitos", advirtió la asociación, según recoge La Verdad, de Venezuela.

La falta de insumos y de equipos en buen estado obliga a los médicos a improvisar con, por ejemplo, sueros de bajo rendimiento que no son los indicados para una operación. Las reservas en los centros hospitalarios cada vez son menores y los médicos temen que se acaben.

Sobre el tratamiento de los recién nacidos, Amadeo Leyba, pediatra, explica a ese medio que “uno de los grandes éxitos mundiales ha sido el tratamiento de recién nacidos y prematuros. Su cuidado viene a ser más importante durante la primera semana y al cumplir el mes de vida. El déficit de atención puede incrementar las cifras de mortandad materno-infantil".

El desabastecimiento se manifiesta, por ejemplo, en la falta de sondas nasogástricas para los neonatos, que no están en capacidad de ingerir alimentos por vía oral. "A través de la vía intravenosa se le suministran las vitaminas y hierros que necesita para el buen desarrollo del organismo. De no ser tratado, puede morir", explica a La Verdad la pediatra Mariela Hidalgo.

Los brazaletes medidores de presión, otros de los insumos que faltan, permiten que los médicos prevengan fallas multiorgánicas heredadas de la madre que llevan al fallecimiento del bebé.

Desabastecimiento generalizado: hospitales y clínicas en crisis

Los problemas por la falta de insumos médicos en Venezuela son generales y no afectan solo a los neonatos.

Según un sondeo de la Red Médicos por la Salud, citado por el mismo medio, solo el 3 % de los 83 centros médicos consultados en 43 estados de Venezuela cuentan con los insumos adecuados.

Además, según Informe21 cita a Gustavo Villasmil, secretario de Salud de Miranda, Venezuela solo cuenta con 35 camas especiales para atender a pacientes con quemaduras, cuando se necesitan al menos 100 en todo el país. De las disponibles, al menos la mitad no se encuentran operativas.

En Venezuela la autorización del gobierno para asignar divisas para la importación de productos ha sido muy lenta, según advierten los médicos.

"El país no produce los implementos necesarios para la dotación de hospitales. El presidente maneja la adquisición de divisas como un trámite burocrático que tiende a demorarse mucho", explica Dianela Parra, vicepresidenta de la Federación Médica de Venezuela, a La Verdad.

El gobierno, según Parra, debe asumir la deuda y autorizar los dólares necesarios a las distribuidoras de equipos médicos.

Según Cristino García, director ejecutivo de la Asociación de Clínicas y Hospitales, el 86,4 % de los insumos que utilizan las clínicas en Venezuela son importados y son difíciles de adquirir por la falta de divisas, informa Globovisión.

Según indicó García, si los trámites de importación inician en este momento, los insumos podrían estar llegando en abril.

En promedio, las reservas de insumos del sector médico en Venezuela alcanzan apenas para 45 días, pero todo varía de una institución a otra.

En otra nota para el mismo medio, el presidente de la misma asociación, Carlos Rosales, advirtió que el servicio que se presta en ese país es de “mala calidad” por culpa de “graves” deficiencias de inventario.

Según Rosales, en ocasiones tienen que colocar “una sonda que no es la que le corresponde a la persona, porque simplemente no existe en el mercado".

"Estamos trabajando con las reservas de medicamentos y con algunos tipos de insumos que ya están llegando a cero en inventarios", indicó Rosales el pasado domingo.

El directivo resaltó que son los proveedores los que “no están recibiendo los dólares” y los trámites para hacerlo son “engorrosos y lentos”. Sin embargo, aclaró que los hospitales no van a cerrar, aunque "realmente no estamos dando la atención como debe ser".

Comentarios

Los comentarios aquí expresados no reflejan la opinión de Pulzo.

Compartido por mis amigos