Este fue uno de los llamamientos incluidos en su discurso de felicitación del nuevo año que pronunció hoy ante los embajadores acreditados en la Santa Sede. También exhortó a “responder sin demora a las necesidades primarias de la población”.

“Dentro de contextos nacionales, la apertura y la disponibilidad del encuentro son esenciales”, señaló Francisco.

Y entonces dedicó unas palabras a la “querida Venezuela, que está atravesando una crisis política y humanitaria cada vez más dramática y sin precedentes”.

El artículo continúa abajo

“La Santa Sede, mientras que exhorta a responder sin demora a las necesidades primarias de la población, desea que se creen las condiciones para que las elecciones previstas durante el año en curso logren dar inicio a la solución de los conflictos existentes, y se pueda mirar al futuro con renovada serenidad”, agregó.

La crisis en Venezuela también había estado presente durante su mensaje de Navidad antes de la bendición “Urbi et Otbi” cuando confió “Venezuela al Niño Jesús para que se pueda retomar un diálogo sereno entre los diversos componentes sociales por el bien de todo el querido pueblo venezolano”.

Francisco, que emprende este mes un viaje a Chile y Perú, recordó su histórica visita en septiembre pasado al país: “Por último, en Colombia deseé bendecir los esfuerzos y la valentía de ese amado pueblo, marcado por un vivo anhelo de paz tras más de medio siglo de conflicto interno”, recalcó.

Con EFE y AFP.