A pesar de que Dorogov también sintió los efectos del monóxido de carbono, sobrevivió a la tragedia, y ahora tendrá que responder por homicidio involuntario y por tener sexo con una menor de 16 años, informa The Sun.

La pareja empezó a sentirse mal cuando el gas tóxico llenó el garaje en el que estaba el carro. Dogorov perdió el conocimiento cuando trató de bajarse del vehículo. Cuando se despertó, salió del garaje, pese a que Alena todavía estaba desmayada dentro del auto.

En ese momento, alertó a sus familiares sobre lo que había pasado. Poco después llegaron unos paramédicos al garaje donde ocurrió el hecho, pero ya no pudieron hacer nada por la adolescente, que había muerto en el lugar, recoge New York Post.

El artículo continúa abajo

Un portavoz de la policía local dijo que el hombre sostuvo relaciones sexuales a sabiendas de que lo hacía con una persona menor de 16 años. La autopsia que se le hizo al cuerpo de la joven concluyó que el deceso había sido por envenenamiento con el mortal gas. Este tipo de fallecimientos se conoce como ‘muerte dulce’.