Michael Flynn, consejero de seguridad, es la primera baja en el equipo de Trump

El general retirado renunció por una creciente polémica sobre sus controvertidas conversaciones con el embajador ruso en Washington.

Michael Flynn renuncia como asesor de la Casa Blanca
Michael Flynn (der.) | AFP / NICHOLAS KAMM

Joseph Kellogg, también general retirado, ocupará de forma interina el puesto de consejero de Seguridad Nacional, informó la Casa Blanca.

En diciembre pasado, cuando aún Barack Obama era presidente de Estados Unidos, Flynn había mantenido una conversación con el embajador de Rusia en Washington, Sergei Kislyak, en la cual se había abordado el tema de las sanciones estadounidenses a Moscú.

En su carta de dimisión, Flynn admitió que “transmitió sin querer al vicepresidente electo y a otros información incompleta sobre sus conversaciones telefónicas” con el embajador ruso.

De acuerdo a su carta de renuncia, había presentado sus excusas a Pence y al propio presidente Trump “y ellos aceptaron mis disculpas”. Flynn añadió sentirse “honrado” de haber podido prestar servicios al país a las órdenes de Trump.

Flynn había caído varias veces en contradicciones al tratar de explicar el contenido de sus charlas con el diplomático ruso e incluso involucró en el tema al vicepresidente Mike Pence, quien salió en varios oportunidades en su defensa.

AFP / MANDEL NGAN

Horas antes, el portavoz de la presidencia, Sean Spicer, había reconocido que Trump estaba “evaluando la situación” creada por Flynn y que estaba en contacto con Pence para analizar este tema.

Los congresistas demócratas reclamaban de forma insistente que Flynn dimitiera o fuera despedido, mientras los republicanos habían optado por mantener un cauto silencio.

La polémica estalló en enero cuando salió a la luz que Flynn había conversado con Kislyak, pero el ahora exconsejero siempre negó haber abordado el tema de las sanciones estadounidenses contra Moscú con el diplomático ruso.

El 15 de enero, cinco días antes de la toma de posesión, Pence apareció en varios programas de televisión para defender a Flynn y reiterar que no hizo mención a la cuestión de las sanciones en sus charlas con Lislyak.

Pero el diario The Washington Post y el The New York Times informaron el viernes pasado que los servicios de inteligencia descubrieron que Flynn pidió al embajador ruso no reaccionar de forma desproporcionada porque la administración Trump podría revisar las sanciones cuando llegara a la Casa Blanca.

Flynn dijo no recordar si habló de ellas, pero desde entonces ningún miembro del entorno de Trump se había pronunciado sobre el asunto.

En la tarde del lunes, Kellyanne Conway, influyente consejera de Trump, había asegurado a la prensa que Flynn gozaba de la “confianza” del presidente.

Nombramiento controvertido

El legislador demócrata Adam Schiff, miembro del Comité de Inteligencia, había reclamado la dimisión o el despido del consejero por estas acusaciones “asombrosas”.

“O está mintiendo al decir que no hablaron al respecto o lo olvidó”, dijo por su parte el senador demócrata Al Franken a la cadena CNN el domingo.

“No creo que queramos a alguien en alguna de esas situaciones” en el cargo de consejero de seguridad nacional de la Casa Blanca, afirmó.

Flynn fue uno de los primeros asesores de Trump en su campaña presidencial, pero su nombramiento como consejero de Seguridad Nacional no logró el apoyo unánime dentro de la Casa Blanca.

Varios sectores de los servicios de inteligencia advirtieron que no era el mejor candidato para el puesto. Algunos incluso apuntaron que dejó la dirección de la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA, por sus siglas en inglés) por mala gestión.

Sus conversaciones privadas con el diplomático ruso se produjeron cuando el gobierno de Barack Obama preparaba un nuevo paquete de sanciones contra Moscú, en represalia por entrometerse presuntamente en la campaña presidencial y favorecer a Trump.

Las agencias de inteligencia estadounidense ya han concluido que el mismo presidente ruso, Vladimir Putin, intervino en los comicios.

La administración Obama sancionó el 29 de diciembre a cuatro ciudadanos rusos y cinco empresas y expulsó a 35 diplomáticos.

AFP

Comentarios

Fuentes

Reportar un error

Comentarios

Fuentes

Reportar un error


Opinión

{[{ctrl.articles[index].author.owner.short_text}]}

{[{ctrl.articles[index].phrases.main}]}

{[{ctrl.articles[index].images.meta.alt}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.description}]}|{[{ctrl.articles[index].images.meta.credit}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.alt}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.description}]}|{[{ctrl.articles[index].images.meta.credit}]}

Más Videos

{[{ctrl.articles[index].phrases.main}]}

Más Videos

Comentarios

Fuentes

Reportar un error

Comentarios

Fuentes

Reportar un error