Ocurrió el miércoles en Chautauqua, en el estado de Nueva York, cuando Rosemary Billquist salió a pasear a sus perros. Cuando pasaba cerca de la casa de su vecino Thomas B. Jadlowski, recibió un disparo que acabó con su vida minutos más tarde.

De acuerdo con el comunicado de prensa de la Oficina del Sheriff del condado de Chautauqua, citado por La Vanguardia, el hombre “pensó que vio un alce en su patio trasero a unos 200 metros de distancia y le disparó. Escuchó un grito humano y al darse cuenta de que había disparado a una persona corrió a buscar ayuda”.

El artículo continúa abajo

Jadlowski colabora con la justicia para aclarar lo sucedido y no ha sido acusado de asesinato, por ahora. Sin embargo, podría enfrentar cargos penales porque disparó antes de la puesta del sol, lo que representa una hora ilegal para cazar.

Rosemary, de 43 años, estaba casada con Jamie Billquist, de 47, quien aseguró que aunque no sea cazador, “la ley dice que después del atardecer no puedes cazar. Supuestamente estaba a 200 metros de distancia. Pensó que era un alce, lo cual resulta difícil de creer. Si no sabes identificar bien al animal, ¿por qué dispararle?”