Estas son las historias de primeras víctimas identificadas del atentado de Londres

Una canadiense de 30 años, un británico de 32, un francés de 27 y una australiana de 28 años son cuatro de ellos

Ataques en Londres
| AFP / Chris J Ratcliffe

El atentado del sábado en la noche dejó 7 muertos, más los tres autores, y 48 heridos, 18 de ellos graves.

Los atacantes atropellaron con una furgoneta a los transeúntes del puente London Bridge y luego salieron del auto y se dirigieron a los restaurantes y bares de Borough Market, acuchillando a quienes encontraron a su paso.

El ministerio de Relaciones Exteriores de Australia confirmó que entre los muertos hay dos australianos, sin dar sus identidades.

Los muertos

James McMullan, 32 años, británico

James McMullan

Estaba tomando una copa en el pub Barrowboy and Banker, en el extremo sur del puente, y había salido a la calle a fumar cuando los atacantes arrollaron a la gente con su vehículo. Fue identificado gracias a una tarjeta de crédito, explicó su hermana Melissa.

Melissa McMullan dijo a Sky News que “no hay palabras para describir su personalidad, sólo habrá un James”, y que su hermano “ponía a los amigos y a la familia por encima de todo”.

Christine Archibald, 30 años, canadiense

AFP

Fue atropellada y murió en los brazos de su novio, Tyler Ferguson. “Mi hermano pequeño perdió al amor de su vida en el puente London Bridge”, escribió Cassie Ferguson, hermana del novio de Archibald. “Me rompe el corazón escuchar sus sollozos de dolor por teléfono mientras lidia solo con todo esto”.

“Lloramos la pérdida de nuestra magnífica hija y hermana”, escribió su familia en un comunicado. “Ella no hubiera entendido nunca la crueldad indescriptible que causó su muerte”.

Alexandre Pigeard, 27 años, francés

AFP

Según el ministro de Relaciones Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, un francés murió en el atentado. El ministro no lo identificó, pero la prensa de Bretaña (noroeste de Francia), de donde era, dijo que se trataba de un hombre llamado Alexandre Pigeard, de 27 años, que trabajaba de camarero en Boro Bistro, uno de los restaurantes de la zona en el que entraron los agresores.

El joven estaba pasando una estadía de nueve meses en Londres para perfeccionar su inglés, según dijo su padre.

Kirsty Boden, australiana, 28 años

AFP

Esta enfermera corrió a ayudar a los heridos en el puente y perdió su vida. Trabajaba en el cercano Hospital Guy’s and St Thomas y era “la persona más extrovertida, amable y generosa”, explicó su familia en un comunicado.

“Kirsty perdió tristemente su vida cuando se dirigió al peligro tratando de ayudar a la gente del puente. Estamos muy orgullosos de la valentía de Kirsty, que demuestra lo altruista, cariñosa y heroica que era”.

El artículo continúa abajo

Los desaparecidos

Hay cinco personas de las que no se sabe nada desde el atentado y por cuya suerte se teme, entre ellas dos franceses, una australiana, un español y un muchacho cuya identidad no trascendió.

El español es Ignacio Echeverría, de 39 años, jurista y especialista en la lucha antiblanqueo en el banco HSBC en Londres, que “paseaba con amigos cuando sucedieron los ataques”, escribió su hermano Joaquín en una petición de búsqueda en Facebook.

Facebook

Según sus amigos, volvía de un parque cuando confundió el atentado con una pelea ordinaria e intentó interponerse golpeando a uno de los atacantes con su monopatín, lo que le valió ser bautizado como “el héroe del skateboard” por la BBC.

El gobierno español pidió este martes al británico que acelere la identificación de los muertos para acabar con la angustia de las familias.

Los heridos

Entre los heridos hay cuatro policías británicos, uno de ellos un agente fuera de servicio que se interpuso en el atentado.

Hay un español que no ha sido identificado públicamente pero “cuya vida no está en peligro”, explicó un portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores.

El periodista británico Geoff Ho, del Sunday Express, recibió una cuchillada en el cuello tratando de ayudar a una víctima.

El griego Antonio Fili, de 35 años, es un agrónomo que vive en Londres y le explicó a su padre que los atacantes “iban a por la carótida” de sus víctimas.

El resto completa un mosaico de nacionalidades: alemanes, australianos, neozelandeses, un búlgaro…

Con AFP

Comentarios

Fuentes

Reportar un error

Comentarios

Fuentes

Reportar un error


Opinión

{[{ctrl.articles[index].author.owner.short_text}]}

{[{ctrl.articles[index].phrases.main}]}

{[{ctrl.articles[index].images.meta.alt}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.description}]}|{[{ctrl.articles[index].images.meta.credit}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.alt}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.description}]}|{[{ctrl.articles[index].images.meta.credit}]}

Más Videos

{[{ctrl.articles[index].phrases.main}]}

Más Videos

Comentarios

Fuentes

Reportar un error

Comentarios

Fuentes

Reportar un error