Al parecer, el delincuente había robado otro comercio a una cuadra de allí y se refugió en el almacén de juguetes, informa La Nación, y luego de ser capturado declaró que tenía serios problemas con las drogas.

El artículo continúa abajo

El joven estaba armado con un revólver calibre .22, pero por fortuna no hubo heridos, recoge Clarín, incluido el dependiente de la tienda que fue usado como rehén y quien resultó ileso. El hombre está dando declaraciones a las autoridades.

“Quería algo de comer y algo de tomar, no parecía estar en cabales”, le dijo el subsecretario de Seguridad de Quilmes, Denis Szafowal, al diario argentino.