Diez nuevas especies fueron descubiertas por la ciencia

Entre ellas se encuentran una tortuga que vive en la isla ecuatoriana de Santa Cruz y una cochinilla en Brasil.

 
Taylor Weidman/Getty Images

Cada año se descubren en el mundo casi 20.000 especies nuevas, pero solo diez pasan a formar parte del “top ten”, que se da a conocer anualmente para celebrar el aniversario de Carlos Linneo, botánico del siglo XVIII considerado padre de la taxonomía moderna.

La supervivencia de un tercio de las diez especies más destacadas se asegura porque disponen de áreas de distribución muy reducidas, como sucede con una planta descubierta por Facebook que solo vive en la cumbre de una montaña.

También le puede interesar:

La lista fue elaborada por un comité internacional de científicos encabezado por el doctor Quentin D. Wheeler, del Instituto para la Exploración de Especies de Nueva York.

“Todas son magníficas y con esta iniciativa tratamos de concienciar sobre la importancia de seguir conociendo y así proteger la incalculable biodiversidad que nos rodea”, explica Antonio G. Valdecasas, investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid donde serán expuestas.

Según los científicos, quedan doce millones de especies por descubrir, cinco veces más de las que se conocen. Y las nuevas son las siguientes:

– Phytotelmatrichis osopaddington: Escarabajo de aproximadamente un milímetro. Vive en pequeños receptáculos de agua en las base de las bromelias. La mayoría de los escarabajos viven en el suelo del bosque donde se alimentan de materiales en descomposición. Se desconoce cómo este logra alimentase en un hábitat tan ajeno.

– Phyllopteryx dewysea: Menor de tres centímetros, de color rojo rubí con líneas verticales y marcas de luz en su hocico. Su descubrimiento evidencia lo poco que aún se sabe de la fauna marina.

– Lasiognathus dinema: Como el resto de los rape tiene un órgano que proyecta por encima de su cabeza, pero en este caso es bioluminiscente. Se cree que usa este órgano para atraer presas.

– Iuiuniscus iuiuensis: Cochinilla anfibia ciega y despigmentada que puede ser del orden de los isópodos. Con placas cónicas en la base de sus patas que le dan aspecto espinoso y un comportamiento peculiar: Para mudar su exoesqueleto se construye refugios esféricos de barro. Solo se ha encontrado en una cueva de Brasil cuyas cámaras interiores se inundan durante la época de lluvias.

– Drosera magnífica: El hallazgo de esta planta carnívora fue posible gracias a las fotos publicadas en Facebook. Drosera o Rocío de sol es el género más numeroso de plantas carnívoras y esta especie es la más grande descubierta en América. Solo está presente en la cumbre de una montaña y ha sido declarada en peligro crítico de extinción.

– Homo naledi: El yacimiento donde se encontraron los restos fósiles de esta especie del género Homo contiene al menos 15 individuos diferentes, la mayor agrupación de restos de una sola especie de homínido descubierto en África. Es una mezcla de los de Australopithecus con otras especies de Homo.

– Sirdavidia solannona: Sus flores se parecen a las de los tomates y papas. Se estudia si las abejas provocan la dispersión de su polen por los ultrasonidos que producen las vibraciones de sus alas. Descubierta en Gabón y es la única representante del género Sirdavidia.

– Umma gumma: Una de las 60 especies de libélulas y caballitos del diablo descubiertos en África. Su nombre y su género combinados coincide con el título del disco Ummagumma de Pink Floyd, que, en el argot de Cambridge, significa hacer el amor.

– Chelonoidis donfaustoi: Ningún animal se asocia de forma más inmediata con la evolución de Darwin como las tortugas gigantes de las Galápagos. Los análisis genéticos han determinado la existencia de dos especies distintas en la isla de Santa Cruz. Lo que se creía que eran pequeñas diferencias entre las poblaciones de las tortugas orientales y occidentales de la isla han resultado ser las características Chelonoidis donfaustoi, una especie nueva de sólo 250 individuos.

– Pliobates cataloniae: Laia era un mono hembra, de cuerpo pequeño que vivió hace 11,6 millones de años en lo que hoy es España. Su hallazgo plantea la posibilidad de que los primeros humanos podrían haber estado más estrechamente relacionados con los gibones que los grandes simios. Pesaba entre 4 y 5 kilos y medía 45 centímetros.

¿Encontraste algún error?

Repórtalo aquí
¡Gracias por tus comentarios!
Lo sentimos, ocurrió un error al momento de enviar los datos.
Enviando datos ...
Ingrese su comentario

Déjanos tu datos, te contactaremos.

Ingrese su nombre
Ingrese su email Este email no es válido
¡Gracias por tu aporte!

Temas Relacionados:

Fuentes

  • - EFE

Comenta con Facebook: