Sin embargo, unos días después del matrimonio, en Instagram Morffi les tuvo que explicar a sus familiares y amigos que el Sts. Peter and Paul Catholic School, de Miami, el colegio para el que había trabajado durante 7 años, había dado por terminada su vinculación a él, informa The Washington Post.

“Este fin de semana me casé con el amor de mi vida y como consecuencia infortunadamente fui despedida de mi trabajo. A sus ojos, no soy el tipo correcto de católica por mi elección de pareja”.

Los padres de los alumnos fueron notificados de la decisión a través de una carta que les envió el rector del colegio, pero en ella no se dejaban claros los motivos del despido. Solo se decía que era una “decisión difícil y necesaria” y les pedía que continuaran rezando por el colegio.

El artículo continúa abajo

Sin embargo, lejos de dedicarle sus plegarias al centro educativo, los padres de los estudiantes de la profesora Morffi acudieron molestos al colegio para pedir una explicación. Para ellos, la docente era una de las mejores que había en la institución.

Cintia Cini, madre de uno de los alumnos, rechazó la decisión y el hecho de que ni siquiera le hubieran permitido a la profesora sacar sus cosas del salón. Además dijo que no sabía y tampoco le importaban las preferencias sexuales de la maestra.

Mary Ross Agosta, encargada de la arquidiósesis que regenta el colegio, dijo que como docente de una institución católica, la profesora debe contribuir al “crecimiento espiritual de los niños” y entender que hay enseñanzas y tradiciones de obligatorio cumplimiento. “Si algo a lo largo del camino no sigue dentro de ese contrato, entonces no tenemos otra opción”, dijo citada por Miami Herald.

Erica Canas, abogada de la profesora, dijo que están considerando tomar medidas legales por el despido, agrega El Nuevo Herald.