Así vive en la cárcel la joven que confesó asesinato de su novio en Argentina

Nahir Galarza, de 19 años, está recluida bajo prisión preventiva en la Comisaría del Menor y la Familia de Gualeguaychú, luego de admitir la responsabilidad por el crimen de su compañero, Fernando Pastorizzo, el 29 de diciembre pasado.

Nahir Galarza y Fernando Pastorizzo.
Nahir Galarza y Fernando Pastorizzo.| Facebook

Uno de los detalles que se ha conocido sobre la vida en prisión de la joven, que estará recluida al menos hasta el próximo mes de marzo, es que se niega a recibir la comida que le dan en la comisaría y solo acepta comer lo que le lleva su mamá, informa 24 horas.

El juez de garantías, Guillermo Biré, dijo que se le permitió a la familia de Galarza que le lleven los alimentos, pero hizo la advertencia de que eso no debe convertirse en una excusa para que haya visitas. De hecho, es un policía quien recibe la comida y se la lleva a la joven, explica Clarín.

Por otro lado, Nahir pidió un ventilador para su habitación. La solicitud es comprensible en la medida en que en Argentina están en época de verano y las temperaturas pueden ser superiores a los 35 ° C. Además, otra presa que está en la misma comisaría y en la misma condición de Galarza (prisión preventiva) tiene ese beneficio. También pidió un colchón, pero se lo negaron.

El artículo continúa abajo

En medio de las solicitudes que ha hecho la joven, han surgido también otros rumores que no son ciertos. Por ejemplo, el juez Biré aclaró que en ningún momento Galarza pidió que se le instalara aire acondicionado. El togado también desmintió que hubiera solicitado un entrenador personal (la joven es deportista), algo que han difundido varios medios gauchos.

Jorge Zonzini, vocero contratado por la familia Galarza, asegura que la joven no tiene ningún tipo de beneficio en su habitación y que, en cambio, pasa mucho tiempo leyendo sobre temas que tienen que ver con numerología, karma, predestinación y otros temas místicos.

El juez Biré, por su parte, comentó luego de visitar a la joven:

“Está seria, callada, hablé con ella, le pregunté cómo estaba, qué necesitaba, y me contestó a lo que le preguntaba, obviamente que nada relacionado a la causa”.

Comentarios

Fuentes

Reportar un error

Comentarios

Fuentes

Reportar un error


Opinión

{[{ctrl.articles[index].author.owner.short_text}]}

{[{ctrl.articles[index].phrases.main}]}

{[{ctrl.articles[index].images.meta.alt}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.description}]}|{[{ctrl.articles[index].images.meta.credit}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.alt}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.description}]}|{[{ctrl.articles[index].images.meta.credit}]}

Más Videos

{[{ctrl.articles[index].phrases.main}]}

Más Videos

Comentarios

Fuentes

Reportar un error

Comentarios

Fuentes

Reportar un error