Lo que dejó la jornada de protestas del miércoles en Venezuela

A punta de bombas lacrimógenas, fuerzas antimotines disolvieron la gigantesca movilización contra el presidente de Venezuela Nicolás Maduro.

Venezuela
Después de este miércoles, sigue la desesperanza en Venezuela.| Reuters

Y no solo en Caracas, sino en otras ciudades del país, donde estallaron focos de violencia que dejaron dos jóvenes muertos.

Un adolescente de 17 años murió en Caracas y una joven mujer de 23 en San Cristóbal (oeste), según la Fiscalía, con lo que suman siete fallecidos en tres semanas de protestas que exigen elecciones para sacar del poder a Maduro, a quien sus detractores acusan de hundir al país en una severa crisis económica y política.

Ambos fallecieron por disparos de desconocidos en motocicletas. El joven, en una clínica a la cual llegó herido de bala en la cabeza y la muchacha, en una plaza cercana a una concentración de opositores, en circunstancias aún no esclarecidas.

Los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y manifestantes que les tiraron piedras y cocteles molotov estallaron con fuerza en una estratégica autopista y varios sectores del oeste de Caracas.

Además de San Cristóbal, capital de Táchira, también se reportaron choques en ciudades de los estados Zulia, Carabobo, Mérida y Anzoátegui, con varios heridos.

“No tengo ni comida”

En lo que llamaron “la madre de todas las marchas”, la sexta en abril, los opositores salieron de unos 20 puntos de concentración pero, como en movilizaciones anteriores, no lograron llegar al centro de Caracas, bastión chavista, donde se manifestaron miles de seguidores de Maduro.

El líder opositor Henrique Capriles recibió una lluvia de gases cuando se acercó a un bloqueo militar en la autopista Francisco Fajardo. Varios manifestantes huyeron lanzándose a las aguas negras del río Guaire.

“No tengo ni comida en la nevera. Tengo un niño de dos años que mantener y estoy desempleado. Todo por culpa de Maduro”, dijo a la AFP Jean Tovar, de 32 años, con piedras en las manos para enfrentarse a los militares que aún lanzaban lacrimógenas al final de la tarde en el este de Caracas.

El artículo continúa abajo

Los opositores volvieron a la calle el primero de abril luego de que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) asumiera las competencias del Parlamento -único poder público controlado por la oposición-, desatando una protesta diplomática internacional que dos días después lo hizo dar marcha atrás.

La oposición denunció esos fallos como un “golpe de Estado”, pero ese episodio la reanimó, recobrando cohesión y apoyo popular que perdió tras fracasar el año pasado su plan de revocar a Maduro en un referendo.

“Salimos millones en defensa de nuestra Constitución. La respuesta fue una salvaje represión”, aseveró Capriles.

“¡Acá seguimos mandando!”

Desde una tarima en la céntrica avenida Bolívar, Maduro cantó victoria ante una marea roja de seguidores: “Hoy pretendieron asaltar el poder y hemos derrotado otra vez a la derecha corrupta intervencionista. Acá seguimos mandando”, gritó.

Maduro dijo estar “desmantelando el golpe de Estado terrorista”, al precisar que fueron capturados más de “30 encapuchados” este miércoles. Unas 200 personas permanecen detenidas de las marchas anteriores.

El gobernante, quien concluye su mandato en 2019, aseguró además querer ir “pronto” a elecciones para “ganar esta batalla ya”, sin aclarar qué tipos de comicios.

Las elecciones de gobernadores debieron realizarse en 2016, pero fueron suspendidas y aún no tienen fecha. Las de alcaldes están pautadas para este año y las presidenciales, para diciembre de 2018.

Analistas, como Luis Vicente León y John Magdaleno, estiman que Maduro evita a toda costa unas elecciones. Siete de cada diez venezolanos reprueban su gobierno, cansados de la escasez y una brutal inflación que el FMI estima en 720,5% este año.

“Estamos resteados (firmes) con Maduro por lealtad a nuestro comandante eterno”, dijo a AFP desde la manifestación oficialista Nancy Guzmán, docente de 50 años, al referirse al expresidente Hugo Chávez, fallecido en 2013.

Inquietud internacional

La manifestación de este miércoles generó preocupación en la comunidad internacional. Once países latinoamericanos pidieron al gobierno garantizar el derecho a protestar pacíficamente.

Cientos de personas se han manifestado contra el gobierno chavista en los últimos días en varias ciudades de Europa y América, como este miércoles en Madrid.

Estados Unidos, por su parte, lanzó una dura advertencia a los funcionarios públicos venezolanos de desistir de la “represión”. Maduro calificó ese aviso como una “luz verde a un golpe de Estado”.

Maduro acusó al jefe legislativo Julio Borges de liderar el “llamado golpista”, luego de que éste pidió a los miliares ser leales sólo a la Constitución.

“Después no te quejes cuando la justicia llegue hasta a ti (…) No voy a retroceder ni un milímetro”, le advirtió a Borges en la concentración chavista.

La oposición afirma que Maduro sólo se sostiene en el poder por el apoyo de la cúpula de la Fuerza Armada, que le ha ratificado su “lealtad incondicional”, según analistas como Benigno Alarcón, a cambio del poder económico y político que les dio.

Comentarios

Fuentes

Reportar un error

Comentarios

Fuentes

Reportar un error


Opinión

{[{ctrl.articles[index].author.owner.short_text}]}

{[{ctrl.articles[index].phrases.main}]}

{[{ctrl.articles[index].images.meta.alt}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.description}]}|{[{ctrl.articles[index].images.meta.credit}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.alt}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.description}]}|{[{ctrl.articles[index].images.meta.credit}]}

Más Videos

{[{ctrl.articles[index].phrases.main}]}

Más Videos

Comentarios

Fuentes

Reportar un error

Comentarios

Fuentes

Reportar un error