Según Los Ángeles Times, el conductor admitió a la Policía haber consumido narcóticos antes de subirse al automóvil.

Cerca de las 5:30 de la mañana, el vehículo Nissan Altima que iba a alta velocidad chocó contra el separador que divide los carriles en diferentes direcciones y tomó el impulso suficiente para volar y estrellarse contra el segundo piso de la fachada, detalla El Nuevo Herald.

Detallan los bomberos que tras el choque se presentó un leve incendio, cuyo fuego fue extiguido rápidamente, mientras los ocupantes del vehículo fueron sacados del mismo mientras seguía estrellado contra la pared; luego fueron llevados a un hospital, con heridas leves.