Versiones de los testigos, recogidas por El Universal de México, indican que la familia de la mujer les pidió a los empleados del banco que salieran a la ambulancia, pero se negaron argumentando que no hacían trámites en la calle.

Fue en ese momento que la abuela se vio obligada a entrar a las instalaciones de la entidad y acercarse a la ventanilla para cobrar el dinero de su pensión, agregó el diario.

El artículo continúa abajo

Tras lo ocurrido, el banco emitió un comunicado donde ofrecía disculpas. El texto, citado por el medio mexicano, dice lo siguiente:

“Citibanamex lamenta lo sucedido en el procedimiento de identificación de una de nuestras clientes en Tonalá, Chiapas. Hemos contactado a nuestra cliente y ofrecemos una disculpa por lo ocurrido. Continuamos trabajando para evitar que situaciones como esta se repitan”.

Se desconoce qué pasó con los empleados que protagonizaron este bochornoso momento.