Así se desbordó la emoción con el primer tanto de Jéfferson Farfán a Nueva Zelanda. “No nos iban a aguantar, ¡arriba Perú 1 a 0 en 28 minutos!”, gritó el narrador.

“No hay mal que dure 36 años ni fútbol peruano que lo resista”, dijo emocionado Peredo, cuya excitación no disminuyó con el segundo tanto de Christian Ramos que prácticamente sentenció la serie de repechaje.

El artículo continúa abajo

Con el agonizar del encuentro, la ansiedad se apreciaba en las tribunas del Estadio Nacional y en la cabina de transmisión el ambiente no era muy distinto. Así se narró el último minuto y el anhelado “¡Volvemos al Mundial! tras el pitazo final del árbitro.