La víctima fue identificada como Anna Karenina, personaje central de la novela homónima escrita por el ruso León Tolstoi en 1877.

La mujer tenía una relación sentimental profunda con el Conde Alekséi Kirillovich Vronski; sin embargo, en el último tiempo la pareja vivía un periodo de crisis motivado por la ausencia del marido, lo que motivó a Anna a pensar que Vronski tenía una amante con quien se veía regularmente.

Sumado a su soledad, Anna sentía el rechazo de la sociedad rusa. Sus mal llamados amigos, también la hicieron a un lado debido a la relación que ella mantenía con Vroski.

El artículo continúa abajo

Antes de conocer al Conde, Karenina había tenido una relación con otro hombre con el que estaba casado, y según las costumbres de la época, las mujeres solamente podían volverse a casar con otro hombre si su primer esposo estaba muerto.

Todo este ostracismo de la aristocracia, la falta de atención por parte de Vroski y su vida rutinaria llevaron a Anna a perder todas las esperanzas.

“He oído decir que las mujeres aman a los hombres hasta por sus vicios – empezó de repente-, pero yo odio a mi marido por su bondad. ¡No puedo vivir con él!”

Si quieres conocer todos los motivos por el que Anna se suicidó ingresa aquí.

#LeeLoQueQuierasPeroLee