En las guerras no se pueden ganar todas las batallas, y así le pasó al coronel Aureliano Buendía. Él nunca pudo derrocar un gobierno conservador, pero a pesar de sus derrotas, pasará a la historia como uno de los personajes de ‘Cien años de soledad’, escrita por Gabriel García Márquez.

Aquel hombre huesudo y delgado, con un bigote frondoso y una mirada que atemorizaba a propios y extraños, tuvo una vida muy particular en la que sus grandes gestas se limitaban a sobrevivir a más de una docena de intentos de homicidio, un pelotón de fusilamiento y hasta un balazo en el pecho que él mismo disparó.

El artículo continúa abajo

También fue un hombre de gran lujuria, pues tuvo casi la misma cantidad de hijos que de atentados a los que sobrevivió… y a cada uno le dio una madre distinta.

A pesar de tantas derrotas, el coronel no tuvo una mala vida. Su vejez fue tranquila y su legado amplio, dedicándose a la metalurgia en un pueblo icónico: Macondo.

El tiempo y la naturaleza hicieron lo que ningún hombre pudo, y al beligerante Aureliano la historia lo recordará con el nombre de una calle en su pueblo natal.

Si quieres saber todas las gestas, atentados y hasta los nombres de los hijos del coronel ingresa aquí.

#LeeLoQueQuieresPeroLee