Aún jadeante después del extenuante combate olímpico que ganó y con el que se aseguró una medalla en Río, la boxeadora atendió y dio sus primeras impresiones a los enviados de Caracol y RCN que la abordaron.

“Gracias a Dios he logrado mi sueño, que me dio la fuerza para ganar este combate que no era fácil”, afirmó Ingrit sobre la pelea que le ganó a la tailandesa Peamwilai Laopeam.

Sobre la posibilidad de llegar a lo más alto del podio, la pugilista fue contundente y demostró la férrea mentalidad que tiene: “Este ha sido mi sueño y hoy lo he logrado. Pero todavía no he ganado nada, sigo para adelante y espero, confiando en Dios, se pueda”.

Ingrit le dedicó su triunfo a todos los colombianos en especial, a su hijo Johan Steven. Finalmente, le dio las gracias a todos los entrenadores que ha tenido, recordando que cada uno de ellos ha sido parte fundamental en su desarrollo. “Estoy entre las mejores cuatro del mundo y eso para mí es un orgullo. Es un trabajo de mucha gente para que yo esté aquí.