En medio de las emociones por el triunfo, una cámara captó a la mamá de Óscar Figueroa en la tribuna mientras se abría paso para darle un abrazo al medallista, al campeón, al único que ha ganado una presea hasta el momento para el país.

“Este triunfo de Óscar se lo dedico a Dios, porque sin Dios nada es posible”, manifestó doña Ermelinda Mosquera. Ella, dice que Óscar pensaba que su familia estaba en el Valle del Cauca, pero que quiso viajar a verlo competir porque tenía el presentimiento de que hoy se colgaría la medalla de oro.

“No le quisimos decir que estábamos aquí porque de pronto eso lo distraía”, agregó la mujer.

También le puede interesar:

Después de esa declaración, que recoge Noticias Caracol, madre e hijo se fundieron en un interminable abrazo, y las lágrimas aparecieron de nuevo en el rostro del deportista colombiano.