Fue después del segundo paso del relevo, cuando las vigentes campeonas olímpicas quedaron con rostros de sorpresa y decepción tras esta acción:

Según cita el USA Today a Allyson Felix, la atleta brasileña que tenía en el carril de al lado, chocó a la norteamericana durante la entrega del relevo. Esto supuestamente le hizo perder el equilibrio a la tres veces campeona olímpica y caer el testimonio.

Se trataba de un hecho insólito en el atletismo de los Olímpicos 2016, hasta que la Federación Internacional anunció —tras apelación al resultado por parte del equipo estadounidense— que se le permitiría correr de nuevo por una supuesta “obstrucción” durante el relevo en discordia.

Las  estadounidenses volvieron a salir a la pista y sin rivales lograron el tiempo de 41.76 segundos, superando los 42.70 de China, para eliminar a la delegación asiática y clasificar a la gran final del revelo olímpico: