Al final de la pelea, en la que se disputaba una medalla de bronce en la categoría de 65 kilogramos de lucha libre, el mongol Ganzorigiin Mandakhnaran hizo un punto para poner el marcador 7-6 a su favor, por lo que fue a celebrar con sus entrenadores.

Sin embargo, la alegría solo duró 10 segundos, ya que el juez lo penalizó por burlarse de su oponente, el uzbeco Ikhtiyor Navruzov, y le otorgó un punto al contrario, con lo que el combate quedaba empatado, indica Daily News and Analysis.

Los entrenadores del Mandakhnaran, por supuesto, se molestaron por la decisión, y lo dejaron claro al mostrar su descontento despojándose de la sudadera que llevaban, como reporta El Huffington Post.

La protesta quedó registrada en video:

Según The Washington Post, la protesta de los entrenadores fue tan vehemente, que la policía brasileña tuvo que acudir a la Arena Carioca de Río para retirar a los furibundos hombres, y el bronce al que aspiraba el mongol… finalmente se lo colgó el uzbeco.