El deportista africano participó en la prueba de los 100 metros libres y terminó último entre 59 participantes, a 15 segundos de los mejores registros. 81 kilos marca cuando sube báscula y aunque hay muchos deportistas con mayor peso que él, claramente su figura no es la normal en un nadador de alto rendimiento.

Habte, de 24 años, participó en Río 2016 gracias a una invitación de la Federación Internacional de Natación para promover el deporte en Etiopía, país que es experto en tener atletas de fondo pero no nadadores. El africano fue tendencia en redes y víctima de bullyng por su sobrepeso, en donde lo apodaron ‘La ballena de Río’.

Esta historia recordó la de Eric Moussambani, el representante de Guinea Ecuatorial que participó en Sydney 2000 y marcó los peores resultados de la historia de los Juegos Olímpicos en la prueba de los 100 metros libres. En aquella ocasión, el deportista confesó que había aprendido a nadar en enero de ese mismo año y que entrenaba en una piscina de 20 metros.