“Se me perdió todo en un minuto. Inclusive he tenido pesadillas”, narró la volante sobre el momento en el en que en un partido amistoso en Pereira sufrió una luxofractura de su tobillo derecho por el que no podrá practicar fútbol durante tres meses.

La jugadora añadió que para no atormentarse evita ver televisión porque seguidamente aparece información sobre juegos de Río de Janeiro, algo que le recuerda que ella no podrá estar en la cita del deporte mundial.

“Es duro porque todos estos seis meses yo tenía la presión de todo el mundo. Era “vamos Yore, este es tu campeonato”.

La santandereana también reveló al programa del Canal Caracol que este año estaba enfocada en participar en los Juegos Olímpicos y por eso desistió de participar en varios de los compromisos que tenía programados en el 2016.

“Renuncié a mi contrato en Noruega, que me pagaban muchísimo económicamente y acá no, no recibo nada. Dije, lo hago por mi selección. Yo quiero ir a los Juegos Olímpicos”.

Pese a la adversidad, Yoreli saca lo mejor de este hecho, pues cree que es una prueba de la que aprenderá y que pronto regresará a las canchas más fuerte.