Detenido un dirigente del COI por reventa ilegal de entradas de Rio-2016

La policía brasileña arrestó este miércoles al máximo dirigente del olimpismo europeo, Patrick Hickey.

 
Patrick Hickey
AFP
MÁS DE RIO 2016

Lo acusan de reventa ilegal de entradas para los Juegos de Rio, por lo que fue relevado de su cargo temporlmente.

Agentes de la policía ingresaron a un lujoso hotel de Río de Janeiro para arrestar al irlandés Patrick Hickey, de 71 años, miembro del Comité Olímpico Internacional (COI) y presidente de los Comités Olímpicos Europeos, precisó la policía en un comunicado.

En una sucesión de hechos similar al arresto de siete altos dirigentes de la FIFA en Suiza en 2015, imágenes de video filtradas a algunos medios mostraron a Hickey abriendo la puerta de su habitación desnudo, antes de ponerse una bata para responder a las preguntas de la policía.

Al parecer tuvo un malestar, y fue trasladado en ambulancia a un hospital de Río donde pasará la noche, antes de ser interrogado, dijeron el portavoz del COI Mark Adams y la policía.

La policía dijo sospechar que Hickey se cambió de habitación en el hotel para tratar de escapar al arresto.

Primero la esposa de Hickey dijo a los agentes que su marido había salido del país, según la policía.

Pero “encontramos algunas de sus posesiones en su cuarto: zapatos, sus medias tiradas en el piso, su valija estaba ahí y estaba abierta”, dijo Ronaldo Oliveira, director de investigaciones especiales de la policía civil de Rio, en una conferencia de prensa.

Su acreditación olímpica estaba tirada en el piso, lo que nos llevó a creer que había corrido y se había escondido en algún lado”,

añadió el investigador. Hickey fue detenido en otro cuarto del mismo hotel, alquilado a nombre de su hijo.

Unas horas después Hickey anunció que abandonaba “temporariamente” sus cargos de presidente del Comité Olímpico Irlandés y de los Comités Olímpicos Europeos.

El comunicado del Comité Olímpico Irlandés anunciando su alejamiento mencionó como causas “su mala salud” y dijo que éste duraría “hasta que el asunto esté resuelto completamente”.

– Ingresos a 8.000 dólares -El portavoz del COI dijo que la organización “cooperará totalmente” con las autoridades brasileñas.

“Hickey tiene derecho ante el mundo a ser considerado inocente hasta que sea declarado culpable”, añadió Adams. “No nos apresuremos”, pidió.

Hickey negó cualquier nexo con la empresa THG (acusada de fraude por la venta de entradas) en una entrevista la semana pasada con la radio y televisión irlandesa RTE. “No hay ningún acto inapropiado de ningún tipo por parte del COI o de mí mismo en el manejo de ingresos”, dijo.

El arresto es un golpe al COI, que ha convertido en una prioridad la lucha contra la corrupción desde un escándalo de sobornos en los Juegos Olímpicos de invierno de 2002 en Salt Lake City. Seis integrantes del COI fueron expulsados entonces.

La detención de Hickey está vinculada al arresto el 5 de agosto del irlandés Kevin James Mallon, jefe de la empresa de hospitalidad THG Sports, que tenía autorización para revender entradas de los Juegos de Londres-2012 y Sochi-2014, acusado también de reventa ilegal de ingresos.

Mallon es “uno de los directores de la empresa inglesa THG, cuyo presidente James Sinton fue preso en 2014 por estar involucrado en la ‘mafia de los ingresos’ para la Copa del Mundo” en Brasil, dijo la semana pasada la policía.

Las autoridades se incautaron el día de la detención de Mallon de 781 entradas “que eran comercializados por valores altísimos”, algunas de las cuales estaban en poder del empresario.

THG vendía entradas para la ceremonia inaugural por 8.000 dólares, cuando el precio oficial más alto era de 1.300, explicó el inspector de la policía Ricardo Barbosa.

Algunos de los ingresos estaban a nombre del Comité Olímpico Irlandés. El hijo de Hickey, Stephen, solía trabajar para THG.

La justicia brasileña también emitió el lunes pasado órdenes de arresto contra el presidente del club de fútbol inglés Ipswich Town, Marcus Evans, y contra otras tres personas: David Patrick Gilmore (irlandés), Maarten van Os (Holanda) y Martin Studd (inglés).

Los cuatro están acusados de revender ilegalmente entradas obtenidas a través del Comité Olímpico Irlandés. Como no se encuentran en Brasil, Interpol recibirá los pedidos de arresto, dijo la policía.

La policía brasileña busca asimismo a un ejecutivo de Pro10 Sports Management, una compañía irlandesa basada en Lucan que fue designada por el COI como su revendedor autorizado en Irlanda.

Con AFP

¿Encontraste algún error?

Repórtalo aquí
¡Gracias por tus comentarios!
Lo sentimos, ocurrió un error al momento de enviar los datos.
Enviando datos ...
Ingrese su comentario

Déjanos tu datos, te contactaremos.

Ingrese su nombre
Ingrese su email Este email no es válido
¡Gracias por tu aporte!

Temas Relacionados:

Comenta con Facebook: