Pocas horas antes del inicio de la ceremonia de apertura de los juegos olímpicos de Río de Janeiro se notificó la suspensión del primer deportista, de más de 10.500 por violación a las normas del juego limpio, según The Independent.

El púgil, de 23 años, estaba inscrito en la categoría de los pesos y a pesar de su exclusión, pidió a las autoridades el análisis de la contramuestra, o pueba B, agrega este medio.

El deportista llegó a Brasil junto con el resto de la delegación irlandesa, y tras ser notificado del positivo, dejó la Villa pero permanecerá en Río mientras que se analiza la prueba B.

Si bien el deportista podría participar si la contramuestra sale bien, las regulaciones de dopaje de su país le impiden participar mientras se desarrolla una investigación en profundidad, cuyos resultados no saldrán antes de que comiencen las pruebas.