Ser modelo es una pesadilla en Colombia

El peso, el rechazo y las propuestas indecentes hacen parte de ese lado oscuro del modelaje.

 
Norma Nivia
La Red

En el programa La Red del Canal Caracol hicieron un especial con varias modelos, donde las mujeres contaron que el modelaje no es solo para mujeres bonitas sino también para mujeres muy fuertes, pues a diario tienen que sobrevivir a críticas, rechazos y envidia.

Más noticias

La Red

“En un trabajo me devolvieron porque me había subido de peso […] llegue al llamado y tenía tres días confirmados, y el primer día me dijeron vete para la casa así no te quiero […] Básicamente me dijeron te damos un mes para que te pongas otra vez divina y en un mes vemos a ver que tal”: Karen Carreño.

Las modelos en Colombia nunca se acostumbran a las propuestas indecentes como cuenta Juliana Robledo a quien le llegó una propuesta para que fuera prepago a través de Facebook.

La red
La Red

Pero sobretodo el peso es su peor enemigo. Deben cuidar milimétricamente lo que comen y el ejercicio que hacen para no ser rechazadas en los castings o ser insultadas por algún diseñador o cliente. La presión del peso perfecto ha llevado a muchas de ellas a la depresión y en algunos casos extremos hasta la anorexia.

“Tuve en la adolescencia un poco de depresión, porque si estas muy flaca, por qué tan flaca. Si estas un poquito más trocita, por qué tan gorda. Uno no sabe qué es lo que quieren. En ese momento de depresión tu quieres parecerte a.. entonces dejas de comer”: cuenta Johanna Uribe quien afirma que en algún momento pasó una semana entera a punta de solo pepino hasta que le dio anemia.

La Red

Johana Moreno afirmó que sufrió de una terrible anorexia y le tomó un año de ayuda psicológica y la compañía de sus padres para poder recuperarse:

“El mercado exigía modelos talla cero y yo estaba como en el dos o cuatro, pero ya me paraba en el espejo y me metía como la mano en el pantalón y decía yo estoy gorda […] Vas a comer o a compartir con tus amigos de la universidad y no lo disfrutas porque ‘no me debí comer esto’, ‘no me debe comer esto otro’. Pero ni siquiera por mi misma, ni por una convicción propia sino por el run run que tenía de la agencia diciéndome todo el tiempo más flaca, más flaca, más flaca.”

La Red

¿Encontraste algún error?

Repórtalo aquí
¡Gracias por tus comentarios!
Lo sentimos, ocurrió un error al momento de enviar los datos.
Enviando datos ...
Ingrese su comentario

Déjanos tu datos, te contactaremos.

Ingrese su nombre
Ingrese su email Este email no es válido
¡Gracias por tu aporte!

Temas Relacionados:

Fuentes

  • - La Red

Comenta con Facebook: