Antes de contar la historia del venado en La Red, Luna explicó que su papá, nacido en Argentina, “es un personaje” y que “está completamente demente. Es muy cómico sin querer serlo”.

Después de aclarar ese detalle, la actriz contó que cuando niña, ella y su familia vivían en una casa campestre en Guatemala. Luna le comentó a su padre, Federico, que quería una nueva mascota y, sorpresivamente, un día el llegó con el venado.

“Llega mi papá con un costal y dice ‘che, miren lo que me encontré, miren lo que les traje’ (…) Cuando lo sacamos del costal aparece esta cosa divina, el Bambi que uno vio en las películas, que es chiquitico y café con manchitas blancas”.

El artículo continúa abajo

De acuerdo con la actriz, un venado “es el animal más tierno que puede existir”.

Fue tanto el cariño que le tomaron a Bambi, que este destronó a los perros que ya tenían como mascotas.

“Los perros no podían entrar a la casa, pero Bambi sí. Él no tenía un mal olor, [los venados] son animales supremamente limpios y amables. Era el más consentido de todos y me acuerdo que conmigo era particularmente cariñoso: a mí siempre me olía las manos, me las lamía y le encantaba el parche de ver televisión al lado mío”.

Captura de video - Noticias Caracol.

Agregó que durante sus primeros seis meses de vida, Bambi durmió con ella en la cama.

“Para nada es un animal salvaje, creo que hasta son más domésticos que los propios caballos, o por lo menos en mi caso. Bambi dormía conmigo en la cama y le encantaba ver televisión, entonces se acostaba al final de la cama y con las orejitas le encantaba oír los programas que uno pusiera”.

Según el relato de la actriz, a medida que el venado iba creciendo, este se iba poniendo cada vez más travieso.

“Como era macho, le empezaron a crecer los cuernitos, entonces eso ya empezó a ser un problema porque a ellos eso como que les pica, les molesta un poco, entonces él rasguñaba las plantas, comenzó a rasguñar todo con los cuernitos”.

La fuerza de Bambi también aumentó y eso complicó aún más las cosas. Una vez lastimó a Luna con los cuernos y fue en ese momento que su papá decidió entregárselo a las autoridades ambientales.

“Llegaron en un camión, casi que en una misión y los del autosafari se bajaron con pistolas para dormir animales. Eso parecía una misión extrema y cuando nosotros los vimos todos sobreactuados con eso, nosotros dijimos ‘no, no hay que dispararle a ningún animal, cálmense'”.

Luna llamó a Bambi por su nombre y el llegó voluntariamente. La actriz recordó que cuando se lo llevaron, ella lloró y le prometió que lo visitaría a donde lo trasladaran. Si bien el papá la llevó a ese lugar, ella no lo pudo reconocer y nunca más lo vio.

Captura de video - Noticias Caracol.