La revisión del programa económico del candidato de izquierda la hicieron Allison Benson, estudiante de Ph.D. en desarrollo internacional del London School of Economics, y Andrés Trejos, estudiante de Ph.D. en economía del University College London, y fue publicada por El Espectador.

Juntos destacan que el plan es innovador porque incluye temas como el cambio climático, el manejo del agua y la transición energética; además, Petro quiere darles a las comunidades un rol activo a la hora de identificar prioridades. Sin embargo, no hay propuestas concretas para que se logre un crecimiento económico con dichas propuestas. Solo intenciones.

“Es fácil (y casi obvio) saber y decir que Colombia debe reducir su dependencia del sector minero-energético, proteger sus recursos naturales durante el proceso productivo y promover la equidad. Lo difícil es proponer reformas e iniciativas concretas para esto, y más difícil aún es que su implementación sea factible y adecuada”, afirman los analistas.

Pero van más allá, dicen que la propuesta de Gustavo Petro está incompleta y es irrealizable en términos fiscales. (Vea también: Petro y Luis Carlos Vélez se cruzaron en Twitter y no se bajaron de ignorantes)

“En realidad este candidato no plantea un modelo de desarrollo productivo ni de crecimiento económico, sino un conjunto de visiones relacionadas principalmente con la protección y la restauración ambiental”, agregan Benson y Trejos, que critican también que el candidato escogió algunos sectores económicos como prioritarios, pero no argumenta el porqué.

Sumado a esto, Petro omitió cómo manejará la carga regulatoria para las empresas, ni cómo trabajará para fomentar la innovación y la educación superior.

“Concluimos que más que una propuesta de política económica, lo que plantea principalmente Petro es un modelo de ordenamiento territorial para Colombia basado en la protección del medio ambiente”, agregan los analistas, y enfatizan en que la propuesta es “poco novedosa y limitada”.

El artículo continúa abajo

En lo que tiene que ver con factibilidad fiscal, la propuesta de Petro es contradictoria, entre otras cosas, porque promete que mantendrá la regla fiscal, pero también dice que hará una cantidad de inversiones de alto costo para el país. Como si fuera poco, promete reducir la tarifa del IVA (devolverla al 16 %) y la actividad minera, hechos que llevarían a una impactante reducción de ingresos para la Nación.

“Cumplir con la Regla Fiscal en los años 2018 y 2019 será imposible si se aumenta el gasto o se disminuyen los ingresos significativamente, la suma de esas referencias necesariamente implicará que la propuesta general de Petro es irrealizable”, sentencian.

Una de las propuestas que los analistas consideran convenientes es que se aumente el impuesto de renta para las personas naturales con mayores ingresos y que se reduzca la que pagan las empresas, y que se eliminen las exenciones.

“Lo encontramos doblemente conveniente, pues aumentaría la competitividad de las empresas colombianas y reduciría la alta inequidad en la distribución del ingreso”, señalan, pero dicen que esto no es novedoso y no ya ha sido propuesto por otros candidatos.

Petro propone también que las propuestas de prioridades para el presupuesto vengan de la gente, algo que ellos llaman “populismo fiscal”. Frente a esto, dicen los analistas, en el programa de Petro están ausentes propuestas para mejorar la calidad del gasto y la asignación de recursos para algunos sectores.

Otra idea del exalcalde de Bogotá es que Ecopetrol se convierta en una empresa de investigación, promoción e implementación de energías renovables. Esto, dicen los expertos, no es viable, entre otras cosas, porque esta empresa es mixta y tiene muchos accionistas, y su Junta Directiva es la que determina su estrategia basada en planes técnicos y financieros.

“Si bien podría ser adecuado que diversifique su actividad y portafolio, esto es diferente de esperar que sea el motor de la innovación en energías renovables. Ecopetrol está aún lejos de tener esta capacidad técnica”, afirman.

Lo bueno (pero incompleto) de la propuesta

Además de algunos temas mencionados, los analistas ven con buenos ojos que Petro quiera priorizar la actualización del catastro, algo que permitirá “definir más claramente los derechos de propiedad, establecer la vocación productiva de los territorios y mejorar las finanzas públicas”

También ven con buenos ojos que el candidato quiera apostar por la formalización laboral con condiciones dignas de empleo para todos y un fomento para el emprendimiento. Sin embargo, insisten, no dice cómo lo conseguirá.

Así mismo, exaltan que Petro quiera lograr una reindustrialización y masificar el uso de tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC). El problema, nuevamente, es que no dice concretamente cómo logrará esto.

Insisten en que ubicar el tema de cambio climático como una prioridad en Colombia es bueno, pero el candidato no explica una idea concreta para lograr ese fin.