“Estoy abierto a obrar con altruismo para que Colombia no se vaya a los extremos” dice De la Calle en el mensaje en Twitter.

Sergio Fajardo respondió con un mensaje en esa misma red social con un contundente #SePuede.

Ahora bien, en el hipotético caso de una alianza, a dos meses de las elecciones presidenciales, cabe la pregunta: ¿es demasiado tarde? El café se produce, según De la Calle, a raíz de los miles de mensajes que solicitan esta unión, pero la realidad deja entrever que en la intención de voto ninguno de los dos sale bien librado, a juzgar por las encuestas, que señalan el actual liderazgo de Iván Duque.

Tan sombrío es el panorama acorde a las encuestas, que si se toma la más reciente, elaborada por Invamer, la suma entre Fajardo y De la Calle en la intención de voto daría un 15,7 %, una cifra pobre comparada con el 45,9 % de Duque y aun por detrás del 26,7 de Gustavo Petro.

El artículo continúa abajo

Claudia López, fórmula vicepresidencial de Sergio Fajardo, dijo en el programa radial Hora 20 que el “café era mejor haberlo hecho antes, pero todo tiene su momento, soy optimista”. Su opinión coincide con la de Clara López, candidata a la vicepresidencia con Humberto De la Calle: “lástima que el café no se lo hayan tomado el año pasado, esperemos a ver qué sale de ella”. Ángela María Robledo, quien secunda a Gustavo Petro en su aspiración presidencial, dijo que han hecho contactos para que “el café sea de tres”.

De darse esta alianza, ¿quién sería el candidato? Todavía está el escollo legal de la consulta liberal a la que se sometió De la Calle, que lo obliga a cumplir con la ley 1475 de 2011 para no tener que pagar el costo del proceso electoral.