Llamativa la campaña por hacerla en un departamento que vive del cultivo de la caña.

En respuesta a las críticas de Asocaña a Shnaider, Fajardo dijo que esa campaña “es una ofensa, una forma de agredir, un irrespeto a la sociedad vallecaucana, una forma de agredir para hacerse notar”, según cita W Radio.

Fajardo le dijo personalmente a Shnaider que “nosotros no hacemos eso”.

La pregunta que surge es: ¿qué es lo que no hace Fajardo y los verdes? ¿Crear confrontación, sentar posiciones, agredir gratuitamente?

El artículo continúa abajo

Porque detrás de los comentarios de Shnaider, incómodos o imprudentes en el Valle, es cierto, sí hay un debate sobre los alimentos y bebidas azucaradas, y sería bueno conocer la posición del candidato.

Shnaider, de acuerdo con W Radio, ha citado al Ministerio de Salud y la Organización Mundial para la Salud para defender su postura, y ha dicho que al año mueren 3,5 millones de personas por diabetes y obesidad, “asociadas al consumo de productos azucarados, mientras que por sobredosis de cocaína mueren 300.000”.

Y se trata de un tema de alcance nacional del que han opinado incluso dos actuales compañeros de Fajardo: Claudia López y Jorge Robledo.

Cabe recordar que en 2016 el Ministerio de Salud, atendiendo una recomendación de la Organización Mundial de la Salud, sugirió poner un impuesto a las bebidas azucaradas con el objetivo de desincentivar su consumo y así combatir la obesidad.

En su momento, el senador Robledo se opuso al impuesto con el argumento de que este podría ser regresivo, es decir, que afectaría “al pueblo y la clase media”.

La senadora López, al contrario de Robledo, apoyó la propuesta del impuesto y dijo que la Alianza Verde iba a insistir en que se aprobara.

La propuesta al final no prosperó y se hundió en el Congreso. Pero el debate sobre las bebidas azucaradas no ha terminado.

En noviembre de 2017, la Corte Constitucional falló a favor de la difusión de un comercial sobre el riesgo de consumir ese tipo de productos.

La Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) lo había sacado del aire, después de recibir una petición de Postobón, y anunció que “cualquier mensaje pasaría por su aprobación previa”. En ese sentido, tanto la SIC como la embotelladora perdieron esa batalla legal.

Fajardo ha sido criticado por, supuestamente, no tomar posiciones claras.

“Fajardo entra a la ducha pero no se moja. No quiere ser ni lo uno ni lo otro sino todo lo contrario.  En este momento eso lo beneficia, pero más adelante tiene que tomar posiciones o desaparecerá en la irrelevancia”, dijo Daniel Coronell, hace poco más de un mes, a La Silla Vacía.

El analista Carlos Cortés, director de ‘La mesa de centro’, espacio de opinión de La Silla Vacía, también lo sugirió en un video publicado el pasado 26 de enero (minuto 1:06):